Corrupción y su efecto en el voto electoral

En la actualidad en nuestros países de América Latina y en especial en Panamá, se acrecienta un fenómeno de rechazo al voto electoral y a la reelección de figuras políticas. Y es que a través de los partidos políticos diferentes figuras del acontecer nacional llegan a ocupar cargos públicos de importancia e interés para el pueblo.

 

Sin embargo, en los últimos años vemos con gran preocupación la efervescencia de casos de corrupción en donde se señalan malos manejos que indican la sustracción de millones de dólares.

Estos malos manejos los hemos visto a nivel de los tres órganos del Estado creando una creciente falta de credibilidad y la carencia efectiva del proceso y sanción de los implicados en estos deplorables actos de lesión a la patria.

Como resultado de este acervo de irregularidades y acciones delictivas, la población ha perdido la confianza en aquellos que pretenden liderizar y llevar los destinos de la administración del Estado, de tal forma que existen muchos que no desean emitir el voto y abstenerse, hasta aquellos que no desean votar por aquellos que han sido señalados en comisión de estas irregularidades.

En España según el catedrático y presidente de Transparencia Internacional en España Jesús Lizcano Álvarez (2014), referente al tema señaló: “Dado que los partidos políticos han sido incapaces de llegar a un pacto o compromiso con la sociedad, y que controlemos si lo cumplen a través de nuestro voto en elecciones, que es de los pocos instrumentos-por no decir el único-que tenemos para hacer algo que pueda influir sobre los partidos.,”.


Claramente el autor hace referencia de un problema que viven todos nuestros países y que solo la sociedad puede regular a través del voto efectivo. En Panamá día a día en las redes sociales se presentan anuncios en función de “la no reelección” de funcionarios públicos que fueron respaldados por el voto popular y que ahora bajo ciertos señalamientos de corrupción y malos manejos, se les rechaza de forma reiterativa para ser electos.

¿Y qué sucede? Se han descuidado los sectores sociales en materia de educación, salud, seguridad, y el agro, creando inestabilidad, insatisfacción en la población e incidiendo en el aumento de la pobreza y la mala distribución de la riqueza.

¿Dónde han quedado los valores positivos y principios de conducción social?, creímos que solo bastaba con la educación, pero vemos que hacen falta otros factores para tratar de enderezar la administración del Estado.
* El autor es abogado y criminólogo.

 

Dr. Omar O. López Sinisterra
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

  • Visto: 557