“Civilización del plástico”

Todas nuestras casas se han llenado de un producto en diferentes formas; el plástico. Son compuestos por resinas, proteínas y otras sustancias fáciles de moldear, son polímeros que se moldean a partir de la presión y el calor, resultan resistentes a la degradación y, a la vez, son livianos.

De este modo, los plásticos pueden emplearse para fabricar una amplia gama de productos como botellas, mesas, sillas, florero, cortinas, cubiertos, vasos, carrizos, bolsas canastos, muebles, juguetes etc.

Su abundancia y multifacético uso trae el problema con la contaminación ambiental, por sus características moleculares que presentan una gran resistencia a la degradación por su resistencia a la biodegradación.

Como es evidente, el desecho acumulativo de estos plásticos al ambiente trae graves consecuencias a las comunidades como lo son; las enfermedades letales como el dengue y otras producidas por la acumulamiento de basura y estancamiento de aguas negras que sirven como criaderos del zancudo Aedes.

Otras de las consecuencias son las obstrucciones de las tuberías de aguas negras creando problemas medioambientales.

Actualmente estos plásticos son muy utilizados como envases o envolturas de sustancias o artículos alimenticios, que al desecharse sin control, han originado gigantescos basureros marinos, como la llamada “sopa de plástico”, situada en el giro oceánico del Pacífico norte, es el mayor vertedero de materiales plásticos del mundo.

Se estima que tiene un tamaño de 1,400 000 km². Muchos países han iniciado un trabajo de reconversión de los plásticos que contaminan el medio ambiente, convirtiéndolos en materias primas para otros usos con el ánimo de sacarlos de la contaminación, en ese camino en Panamá, el HD Juan Carlos Arango Reese, propuso recientemente un anteproyecto de ley para el uso de plásticos reciclados, en las mesclas asfálticas en la red vial de la República de Panamá.

En años anteriores he escuchado tímidos intentos por abordar el tema para disminuir el uso del plástico en nuestra sociedad, anular el uso de bolsas, carrizos, reciclar las llantas de autos, y usar las botellas retornables con ánimo de disminuir la creciente contaminación ambiental de los derivados del plástico.

 Melquiades Valencia
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
* El autor es periodista.