Corrupción y descaro

Que el resto de los panameños nos enteráramos del escándalo de las famosas planillas que manejan los “honorables” diputados, pareciera que no les dio ni frio ni calor.

Para ellos, se trata de un asunto “legal” porque las partidas fueron autorizadas por el ministerio de Economía y Finanzas, y más tarde, aprobadas por la Contraloría General.

No hubo ni el menor acto de vergüenza y mucho menos una actitud de entender y aceptar que el manejo de estos dineros riñen con la honestidad y adicional, como si fuera poco, con un acto de sentido común en cuanto al destino de un recurso financiero que era de todos los panameños.

Aún se desconoce la totalidad del destino que se le dio a estos dineros por la inmensa mayoría, y no decimos todos, gracias a una “oportuna” jugada de la presidenta de este Órgano del Estado, que se dio cuenta que esto era tanto como auto flagelarse.

Lo más asombroso de todo es que estos “padres de la patria” sin rubor alguno justifican el uso de esta planilla para nombrar a un sin número de “promotores”, que no son otra cosa que el rebote del beneficio “pa’ ti mismo”, ya sea financieramente hablando o utilizándolos para promoverse en sus circuitos.

En fin, que vergüenza aceptar que estos dineros, gran parte de los mismos, eran para nombrar a su parentela; y el colmo, que al conocerse muchos de estos casos, se atrevan a justificarlos cuando todos sabemos que en las profundidades de esta desfachatez están un genuino caso de corrupción.

Por ello reitero, que sería una actitud infame y moralmente inconcebible, que en el marco de ese clientelismo electoral, ellos pretendan reelegirse y peor aún, que nosotros les demos el voto en el 2019. Hay que despertar.

Tenemos que empinarnos sobre toda esta miasma electorera, entendiendo que el país merece mejor suerte y adicional, que nuestros, las nuevas generaciones, merecen que las respetemos. Solo así podremos aspirar a un mejor país.

Euclides Corro
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
* El autor es periodista.

 

  • Visto: 670