Educación, el eje para cambiar el mundo

Una película sugerente me hizo repensar en la importancia de la educación. Trata sobre una maestra con síndrome de Tourette (tics incontrolables) quien gracias a su fuerza de voluntad enfrenta sus propias limitaciones e inspira a un grupo de problemáticos estudiantes a descubrir su potencial. La confianza, la educación integral, no tradicional y en valores, así como la esperanza y enfrentar los miedos son parte de la temática.

El filme promueve la educación como eje de la promoción social que coadyuva a la transformación y desarrollo de los estudiantes, una apuesta donde la ganancia es la equidad.

Mis padres y abuelos creían en ello, e igual que mis suegros, se preocuparon en dar la mejor educación a sus hijos, experimentando el orgullo de ver más puertas abiertas para ellos ante el desafío que supone vivir.

Educar no es solo acumular conocimientos sino experimentar la avidez por conocerse a sí mismo y al entorno, favoreciendo la tolerancia, el respeto, la justicia y la paz.

La educación es clave en la lucha contra la pobreza. No es un objetivo, sino el medio de contar con ciudadanos que combatan la ignorancia, pues como diría [Nelson] Mandela (fallecido expresidente de Sudáfrica), es el arma más potente para cambiar el mundo.
* La autora es comunicadora social.

María Teresa Patiño Amor
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

  • Visto: 714