El que no está en la mesa está en el menú

En 2019 Panamá celebra sus 500 años. Diana Uribe realizó un conversatorio que da cuenta de la importancia de nuestra nación para el mundo, desde propiciar la vida con su surgimiento hasta ser punto de confluencia y de conexión.

Pero sobre todo para llamar la atención a los panameños, que nos la debemos creer, porque “el que no está en la mesa está en el menú”.

Es decir, no podemos ser “camarón que se duerme”. Tenemos la obligación de conocer, repasar y rescatar nuestra historia para pararnos firmes y decidir nuestro futuro.

Eso implica que es hora de cambiar la mentalidad, educarnos y caminar juntos.

Tal como diría Bernard Shaw, “el progreso es imposible sin cambio, y aquellos que no pueden cambiar sus mentes no pueden cambiar nada”.

Somos responsables de crear un clima de renovación y transparencia con el propósito de refundar la nación, la institucionalidad, la constitución, las leyes y recobrar la confianza en esta tierra donde confluyen los espacios y los tiempos de los imperios conocidos.

La ruta del comercio, que une al mundo, sin embargo, tiene pendiente una revolución educativa.

Aquella que permita al pueblo empoderarse del legado de su propia historia. Toca estar atentos, pues, de las cosas que vendrán y aprovechar las oportunidades para progresar. 

María Teresa Patiño Amor
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
* La autora es comunicadora social.

 

  • Visto: 774