Adendas y adendas

Una adenda es un apéndice con el cual se agrega información a un escrito, documento, contrato, libro o manual, Definición corta y entendible. Desde hace décadas observamos un comportamiento gubernamental donde frecuentemente se utiliza la adenda como figura común en muchas contrataciones públicas.

 

La mayoría de ellas significan más erogaciones del fisco para una obra X, que a veces no se concluye o se entregan muy defectuosas. Esto llama la atención, pues sugiere malas planificaciones de las obras u omisiones en los contratos de las responsabilidades de los contratistas. También supervisiones no idóneas.

Al final podemos quizás percibir existencia de pliegos de cargos intencionalmente defectuosos que obligan a adendas y adendas y a un flujo interminable de nuestros impuestos para pagos no justificados.

Esto permite a quienes intervienen en una licitación ofertar precios o costos por debajo de cifras oficiales, y así casi garantizar adjudicaciones. Al final resarcen sus cifras originales con adendas, adendas y adendas. Creo la ampliación del Canal ha sido un ejemplo de esta práctica. Aunque existan mecanismos de control para su aprobación, es llamativo la fiebre de “adenditis” que hemos observado en las últimas gestiones de gobierno.

Queda siempre la duda, por el no buen prestigio de los entes controladores, si las adendas son subterfugios para acumulaciones ilegales de riquezas o son justas?. Sería interesante que organismos colegiados conocedores de esta materia algo complicada e interesados en la ciudadanía de la que forman parte, hiciesen estudios objetivos al respecto y nos ilustrasen. Los signos externos de riquezas súbitos e injustificados de funcionarios encargados de estas gestiones podían ser una pista. ¿Adendas o delitos? Son nuestros impuestos.
* El autor es médico.

Eduardo A. Reyes Vargas
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

  • Visto: 744