guadalupe_castillero.jpg

Ante campañas cortas, política personalista


Los partidos políticos están listos para escoger su oferta electoral y consigo está el reto de cambiar la forma en la que tradicionalmente han hecho política para adaptarse a 45 días de campaña interna, lo que también pone a prueba al Tribunal electoral como ente regulador.

El calendario electoral, deja notar que se cruzan los tiempos de promoción entre los partidos, además de la expectativa de cómo evitarán los candidatos incurrir en campaña política, hasta 60 días antes de las generales, cuando se levanta nuevamente la veda electoral.

Las claves para lidiar con una campaña corta son: Retomar los mítines, no solo grandes concentraciones, muchas veces engañosas, me refiero a pequeñas reuniones en la panadería de la esquina, salón de belleza o hasta en un proyecto en construcción, al estilo Clinton que permitan al candidato esa política personalista.

Para presidenciables, los debates en cadena nacional. Por último la escucha activa por redes sociales que llegan a innumerables votantes, ante la imposibilidad de recorrer circuitos en corto tiempo.

Como dato curioso, en la campaña de 2016, en España el estado civil del líder del PSOE, Pedro Sánchez, fue uno de los enlaces más buscado en redes, porque al ciudadano le gusta conocer al ser humano detrás del candidato. Políticos tomen nota, esta es la elección para hacer un cambio cultural importante.

Guadalupe Castillero
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
* La autora es periodista especialista en comunicación política

 

  • Visto: 343