En la eterna espera de justicia

Lo que empezó como un ejemplo a seguir llenos de aplausos y felicitaciones a los administradores de justicia de nuestro país, se ha convertido en una de las esperas más anheladas en las suplicas de un pueblo que pide justicia y un alto a la corrupción.

Fueron muchos los exaltos funcionarios, empresarios y que desfilaron por las fiscalías anticorrupción y muchos de ellos pasaron hasta años bajo detención preventiva y con otras medidas de restricción de libertad, pero hasta el momento no se han visto resultados de sentencias u otros acuerdos de penas que le de tranquilidad al pueblo.

Sin embargo, muchos ciudadanos [por no decir, la gran mayoría] ya perdieron la esperanza de que realmente se castigue o se recuperen los supuestos miles de millones de dólares que se lesionaron al erario público, dinero que se puedo utilizar en obras y proyectos en pro de la sociedad y en respuestas a las necesidades.

Las constantes marchas de miembros de la sociedad civil con pancartas en manos pidiendo justicia y transparencia en las investigaciones, lo que hemos visto es que las entidades que administran la justicia se tiran la pelota unos a otros sobre quien tiene o no la responsabilidad de que los procesos no avancen.

Reinelda Carolina Álvarez Ortega 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
* La autora es periodista de Metro Libre.