Columnas de Opinión

El pecado original de la Constitución vigente

El “pecado original” que persiste en la actual Constitución parece estar en la falta de separación e independencia administrativa y operativa real de los tres Órganos del Estado dada la injerencia del Ejecutivo, la que se deriva en gran parte de la estructura que crea y sostiene un sistema extremadamente presidencialista.

 

Seguir leyendo

  • Visto: 286

Educación

Que sencillo se dice, que difícil promoverlo y aplicarlo, pero un alto porcentaje de los problemas del país se centran en “Educación”, algo que ya debería ser Materia de Estado, con el fin de prevenir, ahorrar y mejorar la calidad de vida de Todos los Panameños.

 

Seguir leyendo

  • Visto: 318

¿Cuál es el mejor camino?

Un país se desarrolla sobre su constitución y cuando las cosas por tanto tiempo han fallado y siguen fallando en todos los órganos del estado es hora de reformar la constitución no hay la menor duda de eso. Sin embargo, surge inmediatamente la pregunta. ¿cuál es el mejor camino para realizarlo?

 

Seguir leyendo

  • Visto: 364

Diabetes y el registro de la glicemia capilar

El advenimiento del glucómetro ha facilitado enormemente, una mejor vida para los pacientes diabéticos. Pero las conclusiones que pueden extraerse de las mediciones con el glucómetro no siempre son fáciles de extraer. Todo diabético debe tener un glucómetro y todo diabético debe tener una forma de registro continuo de las lecturas que vaya obteniendo.

 

Seguir leyendo

  • Visto: 783

El Espejo de los Juicios

“Si no lo percibo, no existe y no está en mi vida”- Ernesto Maytin III-. Los juicios son generalmente subjetivos, en ocasiones queremos comparar actitudes y aptitudes de otros individuos ufanándonos con frases, “Yo en tu lugar lo hubiera hecho mejor”, seguramente en su lugar lo hubieras hecho exactamente igual.


Lo subjetivo es ese juicio predispuesto de una opinión o sentimiento, entonces, si la actitud o peculiaridad de alguien te saque de tus casillas, delibera en tu interior, quizás te estás viendo reflejado en esa situación precisa.


El que un sujeto éste en nuestras vidas, es porque tiene algo de nosotros mismos. Nuestra vida podría entonces compararse a una obra teatral, donde somos el protagonista y tenemos en ella otros actores que se entrecruzan con nosotros como mensajeros de grandes lecciones.


No matemos al mensajero, veámoslo como inspiración para avanzar y mejorar.


La crítica repulsiva hacia los demás nos convierte en un espantajo del ego, no precisamos de los juicios, sino de un propósito integro de cambio que nos lleve hacia nuestra verdadera esencia.
El “solipsismo”, no existe, por ende debemos conectarnos a esta gran obra de la vida, sin máscaras, siendo honestos y sinceros, para ser el reflejo vivo de uno mismo.

 

 Ernesto Maytin
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
* El autor es docente.


 

  • Visto: 435