Columnas de Opinión

Una voz honesta y valiente

Euclides M. Corro R
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Quienes me conocen saben de mi aprecio y admiración por Juan Carlos Tapia, una amistad que data de hace casi 40 años. No esa clase de amistad de llamarnos o encontrarnos a diario, pero sí de la que ambos sabemos está presente y en que existe un respeto mutuo por el trabajo que realizamos.
Mis consideraciones, más allá de lo personal, guardan relación con mi convicción sobre su honestidad de la que he sido testigo, y desde hace unos años por su labor como comentarista de asuntos nacionales en que demuestra valentía y apego a la verdad.
Su éxito profesional es producto de su iniciativa y esfuerzo. Es innecesario narrar cómo empezó, aunque sí es obligante señalar que sus logros de hoy tienen como base el trabajo duro y dedicado que lo han llevado a ser un empresario admirado y respetado.
Varias veces tuve el honor de entrevistarlo en torno a sus iniciativas profesionales y con humildad reconocía sus orígenes y los grandes esfuerzos que le había costado levantar a su familia.
Desde entonces admiro su capacidad e iniciativa. Cuando muchos pensaban que uno de sus proyectos sería un fracaso, él demostraba lo contrario.
No pretendo hacer culto a su persona porque estoy seguro que no lo necesita. Pero en esta profesión donde abunda la mezquindad y la falta de reconocimiento hacia el éxito de los que forman parte de la misma, intento siempre destacar el logro de los que trabajan con denuedo y que por eso la vida los premia.
En los últimos años Juan Carlos Tapia dedica un segmento de su programa de boxeo para referirse a temas nacionales, que le han significado el reconocimiento de propios y extraños.
Es valiente en sus exposiciones, se prepara para no improvisar y procura no ser injusto en sus apreciaciones, sino todo lo contrario.
Sin lugar a dudas que esa actitud lo ha convertido en el comentarista más influyente de la última década. No me gusta poner de ejemplo a nadie, pero sí expreso la importancia de que quienes tienen el deber de orientar a la opinión pública lo hagan con sensatez y responsabilidad. Y en ese sentido Juan Carlos Tapia merece mis respetos y consideración especial.
*El autor es periodista.

 

  • Visto: 637

La madre perfecta

María Teresa Patiño Amor
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Quienes buscan serlo acabarán frustradas. La madre perfecta ‘no’ existe. No está en las páginas amarillas ni se ilustra en diccionario alguno. Las madres somos tan diferentes como los hijos que traemos al mundo. Tenemos en común el deseo de llevar la vida que se nos ha confiado a su plenitud; sin un librito único; cada ejemplar trae su manual particular de instrucción. Soy madre de tres y mi mayor aprendizaje es querer disfrutar cada minuto a su lado, aunque en los primeros años no era tan claro este objetivo.
Con una profesión caótica como el periodismo, me desgasté queriendo ser lo que nunca fui ni seré… ¡la madre perfecta! Las culpas me acosaron hasta que me sacudí este fustigante complejo. Entendí que soy humana, con luces y sombras, pero con el anhelo de hacer lo mejor por mis hijos. En el camino recibí más de lo que he entregado. Gracias a ellos aprendí a ser creativa, polifacética, a librarme de miedos, a ver la riqueza en las cosas simples, a ver muy claro lo que quiero y no quiero ser. Con sus actos me graduaron en autoestima, empatía, humildad, generosidad, sabiduría y sencillez. Alcancé la maestría cultivando cualidades que vería reflejada en ellos cual espejo.
Alguien me definió como madre Alfa, esa que se preocupa por todo, que asumen su rol con amor y control, yo me defino todo terreno, por la capacidad de adaptarme a cualquier circunstancia. Estoy satisfecha con mi vida y con la que veo están construyendo. El día que decidí no ser la mamá modelo nació la mamá que habla y escucha con el corazón, la que disfruta cada momento compartido y lo atesora en el ADN, no en la memoria de un dispositivo. La mamá común y silvestre que quiere ver a sus hijos felices, realizados.
Mis mejores regalos vinieron en una hoja de papel garabateada, más recientemente en el mensaje en una palm, en tarjetas y memes electrónicos llenos de amor y humor, en abrazos sudorosos después de un partido, en caricias de manitas pegajosas, en la emoción de vivir las primeras veces, de redescubrir la belleza de la creación a través del asombro de unos ojos curiosos y una mente fértil. No tengo superpoderes, pero soy súpermujer al cobijarlos. Me alegra saber que tengo un trabajo sin caducidad, sin salario mínimo o beneficios negociados, sin jubilación, pero con un retiro táctico, prudente y garantizar la seguridad de estar allí. Asumo ser una maestra de vida, y sobre todo, una alumna permanente con tan buenos maestros.
*La autora el comunicadora social.

 

  • Visto: 648

Angustia de madre, ¿factor de riesgo?

Eduardo A. Reyes Vargas
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
En medicina se han identificado gracias a múltiples estudios ciertas condiciones o factores de riesgo que aumentan la posibilidad de sufrir un evento cardiovascular. Este puede traer discapacidades o la muerte del paciente.
Entre esos factores de riesgo sobresalen la hipertensión, la diabetes, los problemas de lípidos (grasas en sangre), obesidad, el sedentarismo y la tensión, etc.
Un estrés muy particular es el que sufren principalmente las madres, la angustia.
“Estado de intranquilidad o inquietud muy intensas causado especialmente por algo desagradable o por la amenaza de una desgracia o un peligro. Aflicción o congoja”. Así se define la angustia.
Desde el embarazo hasta que dure la vida de sus hijos las madres en general padecen lo que llamo “el factor angustia”.
Sus preocupaciones y sufrimientos nacen desde la concepción y más allá de la muerte prematura de sus hijos.
La maternidad es un bello don que Dios les dio a las damas. Quizás los investigadores hayan realizado o no estos estudios de esa angustia materna como factor precipitante de complicaciones severas en las enfermedades cardiovasculares. Pero la observación del día a día da respaldo a esa realidad. Se descubren cada día otros factores de riesgo antes no identificados. Un ejemplo la polución y el sobre-trabajo. Son ellas las madres o abuelas que han mantenido la responsabilidad de la crianza y custodia de sus hijos o nietos, las que observamos visitándolos en los hospitales y cárceles donde la real amistad o solidaridad queda o no en evidencia. Existe la prevención de la angustia de madre. Es sencilla. El mejor comportamiento de hijos o hijas favorece para disminuir eso que hoy llamo “factor de riesgo”. Lo contrario lo agrava.
No es un comportamiento basado en proporcionar lo material. Es el auténtico, el verdadero amor. Respeto, obediencia, preocupación sincera por su vejez y enfermedades, encierran parte de ese afecto.
Cuidemos a ese ser tan importante en nuestra existencia. Estemos en paz y tranquilos que al ocurrir su separación física nuestro balance fue favorable en ese amor que le proporcionamos que ella apreció, valoró y le proporcionó calidad de vida.
Si viven aún meditemos lo actuado. Para esas madres abnegadas que aún yacen en esta tierra y las que viven el sueño eterno que sufrieron y sufren esa angustia de madre.
*El autor es médico.

 

  • Visto: 873

La ruta del rumor

James Aparicio
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
El impacto que ha producido la incursión de las redes sociales en la vida diaria es muy parecida, proporciones guardadas, a la que produjo la televisión después de 1930.
El Messenger, Twitter, Facebook y el Whatsaap, para enumerar las redes sociales más populares entre los panameños, secuestraron la administración de nuestro tiempo y nos han obligado a pasar de la pausa a la inmediatez.
La semana pasada se hicieron virales (información que se difunde de manera masiva) reportes que daban cuenta de la presunta venta de NexTv, el secuestro de Editora Panamá América, el nombramiento de un diputado como ministro y hasta la muerte repentina de un periodista.
Todo resultó falso, porque los propios protagonistas o sus allegados salieron a desmentir los reportes de los cuales nos hicimos eco los periodistas e importantes medios radiales, sitios digitales y alternativos.
Las redes sociales nos dan lecciones, a pesar de su utilidad para comunicarnos con rapidez.
No todo lo que se divulga o publica es cierto o está plenamente confirmado, por lo que en el caso del periodismo profesional hay que mantener las reglas de la validación y confirmación para evitar que el rumor produzca pánico o reacciones de preocupación innecesaria.
Así como la televisión abrió posibilidades de acercar al mundo, las redes sociales se han convertido en una herramienta de acercamiento, pero también en un instrumento peligroso de desinformación sino se usan bien.
La libertad para manejarse en las redes sociales permite también que se abuse y se usen de manera peligrosa para infundir temor, arreciar campañas negativas o afectar la credibilidad pública de un personaje relevante.
Nos enfrentamos a la peligrosa ruta del rumor que surge de manera anónima y utilizando las mismas técnicas del estafador encantan a líderes de opinión que la difunden aceptando que la fuente primaria de la noticia o el reporte está bien intencionada o es creíble.
Quienes alimentan con información las redes sociales, de manera profesional, tienen que mantener las viejas prácticas de la comunicación y el periodismo: verificar y confirmar.
La credibilidad de los informes en Messenger, Twitter, Facebook y Whastsapp está en la confirmación del hecho y nada más.
*Autor es director de Metro Libre.

 

  • Visto: 692

Rompiendo las barreras del idioma

Alejandra María Cruz

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Para nadie es un secreto que la competencia laboral para nuestros jóvenes cada día se torna más y más dura. Hay varios escenarios que ellos deben enfrentar si quieren alcanzar el éxito en su carrera.

Su primer objetivo debe ser dominar a profundidad las asignaturas que son la base de su conocimiento y concierne a su profesión.

En su segundo objetivo está la informática, cuyas aplicaciones tienen cabida hoy en día en casi todas las áreas del saber humano.

En tercer lugar se requiere potenciar las habilidades lingüísticas.

Debemos preocuparnos por aprender a hablar y escribir correctamente nuestro propio idioma, pues éste forma parte de nuestra identidad. Especialmente en la actualidad, cuando las redes sociales nos inducen a expresarnos de una manera muy informal. Debemos tener presente que en nuestro idioma Español, la ortografía es como nuestro propio rostro.

Por otro lado, en un mundo globalizado no basta con comunicarnos en nuestro idioma, si queremos ser profesionales de éxito debemos dominar también el idioma Inglés. Es el complemento perfecto que abre puertas y oportunidades laborales en empresas internacionales, trasnacionales, multinacionales o globales, aparte de ser esencial para quienes desean estudiar en el exterior.

Además, la información técnica de productos y servicios más modernos se publica principalmente en el idioma Inglés.

Como hispanoparlantes debemos enfocarnos siempre en cuidar nuestro idioma Español, pero sin dejar de lado el hecho de que el inglés es importante a nivel mundial, porque es un idioma universal que rompe barreras y une culturas.

Hoy día se puede aprender el idioma inglés en la Internet, donde hay muchos programas interactivos, fabulosos y gratuitos. También hay buenos libros electrónicos, que nos permiten estudiar solos y a nuestro propio ritmo. Hay otros que se pueden adquirir en librerías y cuentan con códigos de acceso a una plataforma virtual, en donde el estudiante encuentra tutoriales, videos, libros de texto y de trabajo, pistas con conversaciones y diálogos.

En fin, solo es cuestión de tener voluntad y deseos de aprender.

Se puede ser generador de nuestro propio conocimiento si mantenemos viva la inquietud, la motivación y la disposición a cualquier edad.

*La autora es abogada

 

  • Visto: 606

Refranes y escogencias

Eduardo A. Reyes Vargas
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.


“Del dicho al hecho hay mucho trecho”, es un refrán popular que se refiere a la paradoja de que lo prometido no se corresponde con las acciones o camino que el individuo debe seguir o cumplir para alcanzar su objetivo o lo ofrecido.
Lo traigo a colación, pues en las recientes entrevistas observadas limitadamente por la televisión, a los 10 seleccionados para optar por dos vacantes en la Corte Suprema, todos proyectaban una conducta impoluta. Me refiero a los candidatos a ocupar tan sensible cargo.
Igual ocurre que no actuar apegado a valores éticos y morales, a pesar de indicar que lo hacen, lo vemos en otros aspirantes a cargos públicos por nombramientos o elección popular o en el ejercicio de sus funciones. De estas frustraciones estamos saturados e indignados.
Su vida privada aunque respetada y sus actuaciones en diferentes responsabilidades de la vida deben conocerse. No indica que deben ser divulgadas cual estallidos de fuegos artificiales en el firmamento.
No esperamos santidad, pero al menos valentía, responsabilidad, independencia y un apasionamiento por impartir justicia para todos sin distingos de clase social, género, religión, etcétera.
Doy un ejemplo. Un X profesional que es conocido ha cometido desfalcos o es un maltratador conocido de su cónyuge y familia o violador de las normas éticas que rigen su carrera no da sólidas esperanzas que cumplirá a cabalidad sus deberes.
”Dime con quién andas, y te diré quién eres”. Quien como rutina se relaciona con personas de mala reputación es por algo. ¿Qué aprendiste en la mejor escuela de la vida, la familia? ¿Honestidad o deshonestidad? “De tal palo tal astilla”.
Todos esos refranes dicen grandes verdades. Hay por supuesto excepciones. Pero son las mínimas. Mi experiencia me lo ha indicado. No sé la suya respetado lector. Estoy convencido que aún las descartadas teorías de Cesare Lombroso poseen algo de verdad.
Esperemos que las redes sociales y medios de divulgación emitan serios y objetivos comentarios después de la selección final de los que deben impartir justicia en nuestro país, desde un sitial muy importante: la Corte Suprema de Justicia. Sabremos si se produjo un “milagro” o es más de lo mismo.
*El autor es médico.

 

  • Visto: 625

No se pueden vender terrenos del fondo de mar

Ernesto Cedeño Alvarado
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.


Medios de comunicación social informan que en Panamá se hacen construcciones sobre el fondo de mar. Estas acciones son contrarias a derecho, deben cesar y los funcionarios que pudieron haber avalado esto deben ser investigados por el Ministerio Público. Se deja claro que ningún relleno de fondo de mar se puede dar en venta, pues lo impide la Constitución.
Constitución. “Artículo 258. Pertenecen al Estado y son de uso público y, por consiguiente, no pueden ser objeto de apropiación privada:
1. El mar territorial, las aguas lacustres y fluviales, playas y riberas de estas y de ríos navegables, los puertos y esteros. Todos esos bienes son de aprovechamiento libre y común, sujetos a la reglamentación que establezca la ley.
2. Las tierras y las aguas destinadas a servicios públicos y a toda clase de comunicaciones. 3. Las tierras y las aguas destinadas o que el Estado destine a servicios públicos de irrigación, producción hidroeléctrica, desagües y acueductos.
4. El espacio aéreo, la plataforma continental submarina, el lecho y el subsuelo del mar territorial. 5. Los demás bienes que la Ley defina como de uso público. En todos los casos en que los bienes de propiedad privada se conviertan por disposición legal en bienes de uso público, el dueño de ellos será indemnizado”.
Jurisprudencia. El Pleno de la Corte Suprema de Justicia de Panamá, en el caso ICA, en sentencia de 30 de diciembre de 2004, resolvió un tema parecido profiriendo que: “Si se está rellenando un bien de dominio público como lo es el lecho marino, no es coherente indicar que estos rellenos automáticamente se transforman en bienes patrimoniales. De ser así, el Estado perdería una de sus más importantes potestades, como lo es la disposición que tiene el anterior con respecto a los bienes de dominio público.
…Si el Estado permite que los rellenos que se hagan sobre bienes de dominio público sean propiedad privada, estará perdiendo parte del patrimonio y de los elementos constitutivos del Estado, como lo es el mar territorial, playas, el lecho marino, etcétera”.
En sentencia de la Sala Tercera de la Corte de 28 de agosto de 2012, el caso del hotel Miramar y los estacionamientos soterrados, rellenos de fondo de mar, dijo que si es viable contratar en concesión los rellenos, (no se habló de venta).
*El autor es doctor en derecho.

 

  • Visto: 633

‘Black fraude’

María Teresa Patiño Amor
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
El ‘Black Friday’, fenómeno importado, como toda copia, suele ser una burda réplica del original. Como desde hace cuatro años, las denuncias de fraude no se han hecho esperar. Aunque algunos comerciantes sí hicieron considerables rebajas, lo cierto es que fue sobre saldos, tal como en EE.UU., donde al menos hacen porcentajes más importantes.
El panameño parece haberse dado cuenta de lo absurdo de comprar un viernes de rebatiña y de locura consumista, en un país donde todo el año hay ofertas; por carnaval, cierre, fuego, mudanza, etcétera. Se lo hemos dejado a los extranjeros que aumentan las estadísticas de la Autoridad de Turismo.
Con todo y que los precios han subido, en los últimos años, nuestro país sigue siendo un bazar atractivo para los vecinos, atraídos por las gangas que alientan esta tendencia colectiva y social que nos tiene al borde del abismo, contaminando el planeta, empobreciendo a muchos y enriqueciendo a pocos.
Lamentablemente este vicio, este culto a la apariencia y ansiedad de satisfacer necesidades creadas por la publicidad parece no tener fin. Se equipara a una bestia hambrienta que nunca satisface su apetito.
Según lo que he leído, los fraudes de estos ‘Black fridays’ se replican alrededor del mundo. Se anuncian descuentos de mercancías que en realidad mantienen sus precios, pues los suben días antes para justificar la rebaja o, si los dan, son insignificantes. Evidentemente importamos la fiesta, pero no los descuentos.
Antes del viernes vi establecimientos recibir cajas con mercancía ‘tutti frutti’, mientras la nueva era desplazada de las vitrinas, manteniendo su precio. Los más chocante para mí, es la saturación mediática. Además de la publicidad, las transmisiones en vivo, ¡todo el día!, desde los escenarios de esta locura colectiva dan la impresion que no hay más noticias. La creatividad, para tornar los números rojos de los negocios en negro y sobregirar las finanzas personales, se prolonga bajo el nombre de ‘black weekend’, ‘black week’, cuando pueden anunciarse como ofertas pre Navidad.
Esta semana circulan millones por los ahorros navideños, a tomarse una píldora de realidad para prevenir la fiebre de consumo, creada por el virus del marketing que produce un consumismo compulsivo en las fechas más caras del año, en que las ofertas no siempre son reales.
*Comunicadora social.

 

  • Visto: 1026

Reformas a la Ley 51. Prudencia y transparencia

Eduardo A. Reyes Vargas
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.


No se trata de reformas a una ley común. Desarrolla significativos principios básicos de la solidaridad y seguridad social. Cuando se vaya a debatir sobre los cambios a la ley en especial todo al intentar fortalecer el programa de Invalidez y Muerte (IVM), debe prevalecer la prudencia.
Con los estados financieros depurados que arrojen cifras reales se podrán tomar decisiones justas. En l986, a la Junta Directiva que regía la institución se le planteó por el gobierno de esa época una reforma que se consideró no debidamente sustentada.
Se solicitó una asesoría a los señores Kieffer, Tullen y otros. Se sugirió detener la decisión hasta que los informes contables o los propios estados financieros se depuraran, pues las cifras no eran claras. Luego se hicieron varias reformas hasta la última hace diez años. No sé si con cifras depuradas o por presiones internacionales.
Sería interesante que a la luz pública, la Junta Técnica Actuarial cuyas responsabilidades son claras en la actual ley orientasen a la ciudadanía. Conocer la opinión de la Dirección de Análisis y Responsabilidad Institucional, cuyos deberes son claros en la Ley 51 de diciembre de 2005. Por supuesto, la Dirección General y Junta Directiva deberán dar luces. Este programa tiene fuentes claras de financiamiento. Gobierno, empresa privada y trabajadores en general lo nutren principalmente con sus cuotas.
El gobierno tiene aportes adicionales. Sería muy interesante saber cómo los gobiernos desde el 2005 han cumplido con estas obligaciones. Enterarnos de las deudas de patronos y gobierno.
Tener fuentes claras y transparentes para actuar. Que los intereses particulares o de organismos internacionales financieros nocivos sean omitidos. Es el panameño clase media o pobre que ve con esperanza su pensión de vejez o invalidez. Que los principios de la Caja del Seguro Social y su naturaleza jurídica recogidos en el artículo 2 y 3 de la norma legal sean importantes sustentadores de los cambios. Un principio humano es el de la solidaridad. No lo olvidemos. Si hay debate nacional que sea televisado. Los componentes de las mesas de diálogo muchas veces se quedan con los informes, actas etcétera, que deben ser públicos. La CSS es una religión que une a la mayoría de los panameños. Ciudadano responsable: estudie la ley vigente. no traslade su responsabilidad a otros. Dé su opinión a quienes al final tomarán la decisión, salvo que esta se vaya a un referéndum.
*El autor es médico.

 

  • Visto: 530

Indiferencia

Rafael Ricardo Corro Paolini
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.


Condicionamiento operante. Edward Lee Thorndike. La elección de la Corte Suprema de Justicia de cualquier país del mundo debe ser como lo defienden la red de jueces latinoamericanos, un acto de buena fe. Me refiero a ellos porque casi todos son presidentes de la Corte Suprema.
Salomón en Israel, la sabiduría al alcance de todos; dice la biblia “Yo os declararé qué cosa es la sabiduría y como fue engendrada, ni os ocultaré los misterios de Dios; sino que subiré investigando hasta su primer origen y pondré en claro su conocimiento, sin ocultar la verdad”. Fin de la cita.
Lo de Thorndike es precisamente, que están enseñando a la gente a ver a la Corte Suprema como un sagrario.
La CSJ tiene cuatro salas: una Civil, una Penal, otra Contencioso Administrativa, a la que el artículo 97 le atribuye el conocimiento de los procesos que se originen por actos, omisiones, prestaciones defectuosas o deficientes de los servidores públicos, de manera, pues que conoce esta Sala Tercera de todo lo que se puede mejorar en un país donde existan algunas diferencias de su esfera moral, de sus valores, a esta sala le corresponde salvar a los descarriados, poner orden a la Administración, para que seamos más efectivos. América Latina urge su sentido de orden.
De los actos, resoluciones, órdenes o disposiciones de los gerentes o de las juntas directivas o de Gobierno, cualesquiera que sea la denominación, de las entidades públicas autónomas o semiautónomas que se acusen de ser violatorias de las leyes, de los decretos reglamentarios o de sus propios estatutos, reglamentos y acuerdos.
Y la Sala Cuarta, que con su buen uso y conocimiento es una herramienta para el progreso, la de los negocios generales, a ellos le corresponde un solo adjetivo.
La idoneidad. Velar por si reúne las condiciones necesarias para ejercer una función.
No nos referimos a la justicia, pues es un concepto que merece una disertación mas extensa, un ensayo de esos de Niall Fergusson aparecido en The Sunday Time, quien se inclina a pensar que los hechos de Paris se asemejan a la decadencia y a la caída del Imperio Romano, pero sobre todo porque Europa ha perdido su fe a creer en sí misma. Por ser indiferente.
*El autor es abogado.

 

  • Visto: 659

Un país de cosas torcidas

Euclides M. Corro R.
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.


No existe la menor duda que en Panamá las cosas están torcidas. No hay forma de entender que la lógica es lo que menos se aplica y que el sentido común no tenga valides alguna. Es decir, no se impone el criterio de cumplir con la ley o que esta es igual para todos. El tema de “la justicia selectiva” es harina de otro costal y no vale la pena seguir hablando de ella. Nuestro país es bello, hermoso, con gente buena, hasta que la gente se apasione y olvida elementales reglas de comportamiento. Es absurdo pensar que al más alto nivel político, en que se habla de la majestad de la patria, sus máximos representantes olviden la prudencia. Porque en definitiva es dar un mal paso, equivocado y retorcido, olvidar los buenos modales y porque se les critica esgriman el argumento que el pueblo es cobarde por un lado, y por el otro, decir que los políticos y los medios se aprovechan que el “pueblo es ignorante”.
Aquí los conductores de taxis tienen su reglamento especial, que suponemos fue elaborado por ellos mismos, y los valida a que puedan hacer los que les salga de sus forros; o dicho en otra forma, los que le da la gana. Ellos decidieron ir no ir, aunque estén libres, a donde quiera viajar un cliente; adicional, en vez de selectivos son en “colectivos”, giran en ‘U’ sin que nadie les diga nada y la mayoría sufre de daltonismo porque no distinguen en los semáforos la diferencia entre la luz amarilla, roja o verde. Y, como si fuera poco, cobran lo que les da la gana.
Y seguimos sumando otros puntos a una lista que pudiera ser interminable. No hace mucho conocí de una clínica privada que solo labora de lunes a viernes y la administración decidió no atender uno de esos días porque tenían que hacer limpieza. Vale preguntarse, ¿por qué no lo hicieron en el fin de semana? Pero claro, esto a nadie le importa. Tal vez somos el único país con corredores del Estado donde se cobran tarifas leoninas y, lo que menos uno espera es que la vía esté en buen estado, sobre todo si los autos pueden ir lógicamente un poco más rápido.
No hace mucho en un informativo de TV se presentó un video de una madre con su pequeño hijo en una clínica pública que, a pesar de ser un caso de urgencia, una de las doctoras se negó a atenderlo porque faltaban pocos minutos para su salida. Y aquí no pasa nada. Los del tránsito pareciera solo pueden dirigir el tráfico en las horas pico, mientras que no llueva. Si empieza a lloviznar, ponen pies en polvorosa a pesar que es cuando más se les necesita.La lista es interminable y solo quiero terminar con un caso que es idéntico en muchos otros lugares, donde el IDAAN repara una tubería destrozando la vía y aunque se reclame, pueden pasar varios meses sin que corrijan el daño provocado.
*El autor es periodista.

 

  • Visto: 518

Medicinas: problema recurrente

Aquilino Ortega Luna
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Cada vez que me asomo por alguna instalación del sistema de salud panameño, ya sea del Ministerio de Salud o de la Caja del Seguro Social, la queja es la misma; no hay medicina, luego sigue la falta de médicos y en tercer lugar lo inadecuado de las instalaciones para el servicio médico. Las respuesta ante estas carencias son las mismas. Excusas.
Sucede que en el fondo aun se ha podido superar la lucha que se desarrolla en la oscuridad de muchas oficinas públicas para favorecer a una u otra empresa distribuidora de los productos farmacéuticos de toda naturaleza, que van desde los equipos más sofisticados, hasta la simple y llana aspirina, mientras tanto el pueblo sufre las necesidades de paliar sus enfermedades. Es la ruindad a que hemos llegado. Si observamos que en otros campos de la administración pública del pasado gobierno todo fue contaminado con la manipulación de contratos, sobrecostos y preferencias hacia empresas, este mismo mal al parecer llegó al campo de las medicinas y la atención médica en nuestras principales instituciones como son el Ministerio de Salud (Minsa) y la Caja del Seguros Social (CSS). No debería haber problema en el abastecimiento de medicinas en el sistema de salud panameño si todo fuera claro, prístino, transparente, a la luz del sol, con solo cumplir lo que establece la Ley 1 de 2001 de medicamentos, Ley 51 de 2005 y Ley 22 de 2006. Se huelen y se notan las actuaciones que se encuentran al margen de la ley, con la finalidad de beneficiar a ciertos proveedores y excluyendo a otros que han cumplido con cada uno de los requisitos exigidos por el propio Minsa, que es la entidad regente en esta materia en nuestro país. La principal anomalía que se está presentando a diario con los procedimientos para selección de contratistas en el suministro de medicinas, es en la elaboración de pliegos de cargos con la finalidad de beneficiar a un proveedor determinado, coartando la competencia, vulnerando el texto constitucional, el cual busca la competencia en el mercado y así obtener el mayor beneficio para el Estado. El titular del Minsa y el Director de la CSS y al final el primer mandatario de la nación, deberán ponerle coto a esta práctica que raya en la mafia y que afecta directamente a los más necesitados de la nación istmeña.
*El autor es periodista.

 

  • Visto: 378

Cáncer de vejiga. Su importancia

 

Eduardo A Reyes Vargas
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.


No hay duda que la humanidad vive azotada por tumores malignos. Unos más frecuentes que otros.
Las campañas de prevención se orientan a los más comunes: próstata, mama, colon, cuello uterino, pulmón y otros.
Hoy haremos una concisa docencia de un cáncer que tiene también su importancia.
El cáncer de vejiga. Ocupa en algunos países la lista de los diez más comunes.
Recordemos que la vejiga es un órgano donde se aloja la orina antes de ser expulsada por nuestra uretra.
Como otros tumores hay personas que tienen más riesgo de sufrir este tipo de enfermedad.
Los fumadores, tiene un riesgo cuatro veces mayor que los que no fumadores.
Igual son de riesgo personas expuestas a sustancias químicas como tintes, caucho, cuero, en la industria del aluminio, pintores, encargados de impresión, maquinistas y peluqueros.
Altos niveles de arsénico en el agua potable se considera otro factor de riesgo.
Un síntoma cardinal de este cáncer es el sangrado en la orina. Ya sea visible (macroscópico) o detectado microscópicamente.
No significa que toda hematuria o sangrado urinario sea causado por esta enfermedad.
Hay otras causas más comunes como las infecciones urinarias o piedras en el riñón.
Lo importante es que el médico debe hacer un diagnostico diferencial tomando en cuenta factores de riesgo asociados.
Herramienta de ayuda es la cistoscopía, introducción de un aparato por la uretra que permite visualizar la vejiga en su interior.
Igual, estudios de imágenes como la tomografía computarizada, ayudan en ese diagnóstico.
La mayoría de estos estudios o procedimientos lo realizan colegas de urología.
Como muchos cánceres, la detección temprana da más expectativas de vida.
Hay tratamientos de cirugía, radioterapia y quimioterapia.
Pero la idea central de esta información es fortalecer la prevención.
A cuidarnos y vigilar nuestros síntomas urinarios.
*El autor es médico.

 

  • Visto: 566

Una detención peligrosa

Melquiades Valencia
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.


Una vez escuché que el periodista y abogado Julio Miller había sido citado a una fiscalía y allí se ordenó su detención preventiva, como le llaman ahora, por el presunto delito de blanqueo de capitales por recibir un cheque por parte de la empresa Hidalgo & Hidalgo investigada por problemas de ejecución de un sistema de riego agrícola contratado por el Estado panameño, quedé asombrado y preocupado.
La empresa Hidalgo & Hidalgo fue contratada para el estudio, diseño y ejecución del proyecto de riego en el Valle de Tonosí, en Los Santos, que no se hizo por varias razones que no vienen al caso y que el gobierno reclama los dineros destinados a esa obra.
Y no se trata de que el ciudadano periodista y abogado no pueda ser detenido, acusado y hasta penado por algún delito, porque nadie puede estar por encima de la ley. Si no que el eufemismo argumentado para la detención es usado con mucha frecuencia y facilidad para conculcar uno de los derechos más preciados por el hombre como lo es la libertad y, tratándose de una figura pública, conocida, arraigada en el país y por demás abogado, pareció más bien un capricho o un cobro de factura.
Luego hemos conocido que la acusación, en términos generales, es la de posible blanqueo de capitales, al trasladar un cobro a la empresa Hidalgo & Hidalgo por servicios profesionales de relaciones públicas, divulgación del mencionado proyecto a una segunda persona que alega fue para un préstamo solicitado al periodista.
Muchos profesionales de la pluma y las relaciones públicas trasladamos pagos de clientes a nuestros acreedores, ya sea a la emisora en que compramos los espacios o la editorial, a las empresas de suministros de materiales necesarios en la producción de radio, prensa o televisión, incluso, al pago de colegios de nuestros hijos. De acuerdo con la constitución y la ley, podemos hacer con nuestros dineros lo que nos plazca, incluso regalarlo.
Señalaba en un conversatorio que si esta es la hermenéutica de la justicia panameña, había que detener desde la secretaria hasta los que en alguna ocasión le han prestado servicios de prensa, radio difusión o publicidad a diversas instituciones del Estado que hoy sus dignatarios están cuestionados.
Decía monseñor Oscar Romero “la justicia es igual que las serpientes. Sólo muerden a los que están descalzos”.
*El autor es periodista.

 

  • Visto: 419

Despatillarse o arrodillarse

Miguel A. Espino Perigault
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.


El Diccionario de Americanismos de la Real Academia registra el panameñismo ‘despatillar, -se’, como ‘abrirse alguien de piernas’. Además, el diccionario de la RAE presenta ‘arrodillar’, con el significado de ‘ponerse de rodillas’ y ‘hacer que alguien hinque la rodilla o ambas rodillas’.
En nuestra cultura popular se relaciona la primera palabra con el sexo y la segunda con la oración y lo religioso. En ambas se trata del ser humano en cuanto cuerpo y de su lenguaje corporal. El cuerpo es, para el cristianismo, maravilla creada por por Dios como hombre y mujer, para la amorosa comunión conyugal en “una sola carne” y para generar vida en familia.
Pero, así no lo ven los diputados proponentes de los proyectos sobre Salud Sexual y Reproductiva (SSR), originados en las Naciones Unidas y atados a ideología de género. Las dos palabras nos facilitan presentar el problema de fondo.
‘Despatillarse’ no significa una acción mala ni antinatural. Pero, se convierte en vocablo tendencioso, incluso ofensivo para la mujer, por su visión sesgada sobre el cuerpo. Ninguno de los posproyectos educa a los jóvenes sobre la verdad del lenguaje del cuerpo. No educan, solamente informan. Ignoran la dimensión ética; espiritual; de la sexualidad. Solamente ven dimensión hedonística, animal. Se habla y se sobreentiende de “Derechos” sexuales a los niños; de placeres corporales; de coito temprano y embarazos ocultados a los padres. Se habla de anticonceptivos y aborto. Todo ello excluido de la patria potestad.
A esta interpretación de la sexualidad ideologizada se oponen, con la verdad y firmeza, las organizaciones defensoras de vida y de la familia. Para colmos el problema se agrava con manipulaciones tendenciosas de activistas de género. Gran daño moral causa atar la educación sexual a un simple despatillarse, implícito en la ideología de género.
En cambio, la educación sexual desde la perspectiva ética y moral representada por el arrodillarse, eleva el lenguaje del cuerpo al lenguaje de la verdad. El cuerpo se verá como ‘Templo del Espíritu Santo’, según enseña la iglesia: Un tesoro de la mujer y el hombre.
Ver su cuerpo como templo de Dios, motivaría conductas sexuales éticas y morales en los jóvenes panameños.
*El autor es comunicador social.

 

  • Visto: 677

El refuerzo positivo mejora los resultados de una empresa

 

Daniel Velásquez
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.


No solo hay que tratar bien a los empleados sino hay que entender que el capital humano es una de las ventajas más importantes que tiene una compañía y que el refuerzo positivo puede tener resultados extraordinarios en los empleados y sus compañías.
Según estudios del consultor norteamericano Perry Marshall, el refuerzo positivo tiene un poder extraordinario en el desarrollo de las personas. Voy a mencionar un caso de refuerzo positivo que me llamó mucho la atención.
Una muchacha de 11 años le dan una ovación gigantesca en su recital de piano en la escuela. Esto la incentiva a seguir hacia adelante y 25 años después está en el teatro Lincoln Center en Manhattan, interpretando la segunda sinfonía Beethoven con la filarmónica de New York.
Es algo casi indescriptible el efecto que el refuerzo positivo tuvo en la vida de esa joven de once años, la ovación que a esa muchacha le dieron en la escuela la hizo llegar a seguir adelante para desarrollar todo su potencial y que llegara a ser extremadamente exitosa en su existencia.
Esto mismo pueden hacer los gerentes y emprendedores con sus trabajadores y llevarlos a alcanzar su potencial de tal manera que sobre pasen todas las expectativas y se conviertan en un gran activo para la empresa.
Yo he desarrollado, en Venezuela y otros países, equipos de alto desempeño cuya entrega y sentido de pertenencia con la compañía ha sido muy satisfactoria.
A la hora que ellos le producen más dinero a la compañía ellos también ganan más dinero, siempre apalanco sus fortalezas y los que no tienen las competencias y motivación para ser parte de ese equipo, terminan por irse ellos mismos de la compañía.
*Asesor de negocios.

 

  • Visto: 388