Sobre brujas y demonios

  • Miguel A Espino Perigault.
Miguel Antonio Espino Perigault |

“No creo en brujas; pero, de que las hay, las hay”, decían nuestros abuelos. Una expresión popular dicha cuando las cosas salen mal o contrario a lo esperado.  

El tema es  serio y muy real en nuestros días. Pero, ya no sobre brujos (tema de la literatura), sino del demonio, como una realidad, que es y que busca separarnos de Dios, para que actuemos como si Dios no existiera Por eso, quien no cree en Dios, no entiende el problema.

En los EE.UU. existe, desde el año 1973, una organización que sí entiende el problema y se enfrenta al d demonio como lo pidió el mismo Cristo y lo pide el Papa Francisco: con oraciones y sin discutir con él. Se trata de la organización  Tradition, Family and Property (TFP ), un movimiento internacional de organizaciones políticas / cívicas de inspiración católica tradicionalista .

El primer TFP  fue fundado por el filósofo brasileño, Plinio Corrêa de Oliveira en Brasil en 1960. Se convirtió en el modelo fundamental de los TFP en todo el mundo pero, sobre todo, en los EE.UU. Allí existen numerosas organizaciones que rinden culto “religioso” al demonio por todos los medios y, sobre todo, divulgando imágenes y escritos, blasfemos,  ofensivos, sobre la religión católica, principalmente.  

Es un derecho de la organización atea y pro satánica. Allá y acá, se tiene el derecho a responder y vencer. Pero, si la la TFP hiciera un comentario negativo sobre el colectivo homosexual LGBT etc., la acusarían de “hate crime”, (crimen de odio) encarcelarían a director de la TFP.

La  TFP lucha con todos los medios que le confiere la democracia y con la ayuda económica de los ciudadanos. Pero, su arma secreta muy conocida y, cada vez más temida por el enemigo, el  demonio, es la oración.

Dos episodios históricos, de los miles conocidos e ignorados por la historia, son la experiencia del emperador romano, Constantino, y la Batalla de Lepanto. De ello hablaremos. Suscríbase (gratis) (en inglés) www.ReturnToOrder.org

* El autor es periodista. 

Miguel A Espino Perigault
[email protected]