“Un Buen Gobierno”

  • Cristóbal Silva
Cristóbal Silva |

El Presidente Cortizo, desde que asumió la Presidencia ha promulgado la iniciativa de hacer un “Buen Gobierno” durante su administración. También sabemos que, como dice el ministro Alexander, existe una estrecha relación entre crecimiento económico y la confianza de los ciudadanos en sus gobernantes.

En Panamá, la confianza de los ciudadanos parece haber descendido de forma significativa. Esto en parte refleja los efectos de los casos de corrupción que se han divulgado y también en virtud de que las ciudadanía ahora es algo más educada y mejor informada por efectos de las redes sociales, por ende más exigente, por lo cual es ahora más difícil engañar o satisfacer en su consideraciones.

 Con estos antecedentes, cual sería la fórmula para hacer un Buen Gobierno, para servir mejor al ciudadano y ganar su aceptación y mayor confianza, ingredientes necesarios para lograr este propósito.

En este sentido, consideramos que el gobierno tiene que entrar en el modo “innovación”, buscando mejorar su interacción con los ciudadanos y con el sector privado empresarial, al mismo tiempo. La tecnología en el mundo de hoy, se renueva en promedio cada dos años, estadísticamente, y nos presenta cada vez un nuevo escenario a nivel global.

 El gobierno debe buscar la integración institucional. La fragmentación institucional y de la información oficial es de efectos negativos. Debe además, simplificar los procedimientos operativos que hoy son demasiado burocráticos a fin de reducir costos a los ciudadanos y al propio gobierno.

Debe también ser más eficiente en el manejo de los recursos nacionales y de la calidad de los servicios que se prestan.  Más aún, toda reforma debe ser sostenible institucionalmente, por lo que hay que fortalecer las instituciones en todos los estamentos de gobierno.

 A pesar de que estas tareas requieren ingentes esfuerzos y voluntad decisiva por parte de los gobernantes, lo que provoca que algunos consideren estas tares como de ejecución compleja, su realización no es imposible. Esta transformación es una hoja de ruta necesaria si en realidad se quiere alcanzar el desarrollo de un Buen Gobierno.

 En esta dirección transformadora, la colaboración financiera y de experiencia del sector privado es importante. Las asociaciones publico-privadas bien organizadas y reguladas, resultan ser elementos coadyuvantes muy efectivos por lo que tanto, gobierno, trabajadores y ciudadanos en general, deben analizar las virtudes contenidas en esta modalidad que puedan ser muy útiles para entrar en la ruta del progreso nacional que tanto se necesita luego de un pésimo gobierno anterior. 

Cristóbal Silva
[email protected] / Twitter: Cristobalsilva3 

* El autor es ingeniero.