Construcción, bancos y bienes raíces respaldan cambios a la Ley de Interés Preferencial

  • Ley de Interés Preferencial.
  • Ley de Interés Preferencial.

Gremios empresariales como la Cámara Panameña de la Construcción, Consejo Nacional de Promotores de Viviendas y la Asociación Panameña de Corredores y Promotores de Bienes Raíces y los bancos, entre otros, se mostraron a favor de la ampliación de las tasas de interés preferencial para las viviendas con un valor de hasta 180 mil balboas.

El proyecto de Ley que modifica la normativa de interés preferencial para el financiamiento hipotecario de viviendas, aprobado en primer debate de la Asamblea Nacional, mantiene la cobertura al 100% del interés preferencial para viviendas con un valor de hasta 40 mil balboas, aquellas con un valor de 40 mil a 80 mil balboas la tasa será del 4%, sobre el interés bancario; 3% en las viviendas de 80 mil a 120 mil balboas. Y se añade el beneficio de un 2% para las propiedades de 120 mil a 150 mil balboas; y un 1.5% para aquellas que cuesten entre 150 mil a 180 mil balboas.

“En las propiedades de 120 mil a 150 mil balboas, se impulsará la inversión en proyectos plurifamiliares en 14 a 15 distritos cabeceras a nivel nacional.  Además, en propiedades de 150 mil a 180 mil balboas se dará ese dinamismo de inversión, principalmente en los distritos de Panamá y de San Miguelito”, manifestó el viceministro de Finanzas, Jorge Almengor.

Las propiedades que se verán impactadas con los nuevos porcentajes de la tasa de interés preferencial contribuirán a que los respectivos inventarios tengan un mayor movimiento, siendo más atractivas y accesibles a las personas, que no pueden adquirir su vivienda propia.

Con la propuesta de Ley se procura hacer un mejor uso de los terrenos a nivel nacional para desarrollar una mejor gentrificación o uso adecuado en términos de más vivienda en menos espacios.  En adición, destacó el viceministro de Finanzas, “se podrán desarrollar en mejor medida, economías de escala y clúster económicos y más panameños de clases media y bajas podrán aprovecharse y hacer un mejor uso de su capacidad productiva”.

Con relación a la construcción, por cada balboa invertido, 2.3 balboas vuelven a revertir en la economía, a través de la generación de empleos y demás beneficios propios del dinamismo que genera una actividad económica preponderante en el país, que representa un 30% del Producto Interno Bruto (PIB).