El papa traerá "bálsamo" a jóvenes migrantes durante visita a Panamá

La visita del papa Francisco a Panamá para participar en la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) es un "bálsamo" para los jóvenes migrantes, manifestó...
  • El papa traerá "bálsamo" a jóvenes migrantes durante visita a Panamá
AFP |

La visita del papa Francisco a Panamá para participar en la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) es un "bálsamo" para los jóvenes migrantes, manifestó este martes el arzobispo panameño, José Domingo Ulloa, en plena crisis migratoria centroamericana.


Durante la homilía de la misa de bienvenida a los peregrinos, Ulloa manifestó que la organización de la JMJ espera que la visita del papa Francisco "sea un bálsamo para la difícil situación con la que conviven sin esperanzas" muchos jóvenes.

Entre ellos, "la juventud que migra por la casi nula respuesta de sus países de origen, que los lanzan a cifrar sus esperanzas en otros países, exponiéndolos al narcotráfico, la trata humana, la delincuencia y tantos otros males sociales", añadió Ulloa.

El arzobispo realizó la homilía en el paseo marítimo de Ciudad de Panamá, a la que acudió el mandatario panameño, Juan Carlos Varela, y la vicepresidenta, Isabel de Saint Malo, entre otras autoridades.

El papa viajará a Panamá este miércoles para participar de la JMJ, donde presidirá varios actos hasta el domingo.

Está previsto que el pontífice se refiera en algún momento a la crisis migratoria que atraviesa Centroamérica, donde miles de personas, especialmente de Honduras, El Salvador y Guatemala, han protagonizado diversas caravanas que buscan llegar a Estados Unidos huyendo de la pobreza y la violencia.

Se espera que cerca de 200.000 jóvenes de cerca de 150 países, la mayoría latinoamericanos, asistan a los actos del papa.

"Muchos de los jóvenes que participan en la JMJ son inmigrantes. El papa quiere acercarse a ellos, a los que sufren, enviar un mensaje de esperanza", adelantó hace días Alessandro Gisotti, director interino de la oficina de prensa del Vaticano.

Ulloa expresó la semana pasada su temor a que la crisis migratoria afecte la presencia de peregrinos en la JMJ.

"El gran problema es que a veces nos vemos obligados a migrar por las realidades de nuestros países. El gran problema también lo tenemos nosotros porque no tenemos las condiciones ni les damos las oportunidades que deben tener en su propio país", señaló entonces Ulloa.