Justicia escocesa declara "ilegal" suspensión del parlamento por Johnson

La justicia escocesa sumó este miércoles un revés judicial a los recientes golpes políticos recibidos por el primer ministro británico Boris Johnson: una corte de...
  • Unos activistas anti-Brexit protestan cerca de Downing Street, en Londres, el 10 de septiembre de 2019
Edimburgo (AFP) |

La justicia escocesa sumó este miércoles un revés judicial a los recientes golpes políticos recibidos por el primer ministro británico Boris Johnson: una corte de apelación declaró "ilegal" su decisión de suspender el parlamento hasta dos semanas antes del Brexit.

El gobierno de Londres insistió en que "nada ha cambiado", puesto que no hubo de momento una orden de anulación y apeló al Tribunal Supremo que examinará el caso el próximo martes.

Las dos cámaras del parlamento británico vieron sus labores suspendidas el martes de madrugada, al término de un debate largo y acalorado sobre la salida de la Unión Europea, y no deben reanudarlas hasta el 14 de octubre, dos semanas antes de la fecha prevista del Brexit.

Johnson justificó su petición de suspensión a la reina Isabel II por la necesidad de elaborar y presentar su programa de política nacional, una práctica habitual cuando hay cambio de gobierno. Sin embargo, los opositores a un Brexit sin acuerdo la denunciaron como un intento de atarles las manos.

La tradicional ceremonia de suspensión, rodeada de gran pompa, fue boicoteada por la inmensa mayoría de los Lores en señal de protesta, mientras algunos diputados gritaban "¡vergüenza, vergüenza!" tras haber denunciado un "ultraje constitucional".

Este miércoles, el tribunal de apelación de Edimburgo les dio la razón. Por unanimidad, sus tres jueces consideraron que la medida tuvo "como objetivo obstaculizar al parlamento" y la declararon "ilegal", invalidando una sentencia pronunciada una semana antes por una corte inferior interpelada por 78 diputados de varios partidos.

Johnson "básicamente ha amordazado nuestra democracia", lanzó la diputada Luciana Berger, del centrista Partido Liberal-Demócrata, en una protesta que reunió a numerosos parlamentarios frente al Palacio de Westminster para defender su vuelta al trabajo.

- El Supremo deberá decidir -

Esta es la primera victoria judicial de los opositores a la controvertida decisión de Johnson. Otras dos demandas están pendientes en Belfast y Londres. La primera sigue en estudio mientras que el segunda, denegado la semana pasada, será analizado por el Tribunal Supremo también el martes.

En un primer momento, el comentarista jurídico David Allen Green, entre otros, consideró probable que el Tribunal Supremo dé la razón al gobierno debido a las divergencias entre los diferentes sistemas legales del país: Escocia e Inglaterra tienen "un enfoque diferente en cuestiones de derecho constitucional", tuiteó.

Pero poco después las opiniones se matizaban. "Hace un mes hubiera dicho que no había ninguna posibilidad de que un tribunal interviniera. Pero los torpes engaños del número 10 (de Downing Street, residencia oficial de Johnson) han cambiado las cosas", escribió Green.

Las deliberaciones de la máxima instancia judicial del país podrían durar varios días.

Isabel II accedió a la petición de Johnson porque según la constitución debe actuar siguiendo los consejos de su primer ministro.

Sin embargo, "si el gobierno hubiera engañado a la reina sobre las razones de la suspensión del parlamento y los motivos de la misma, se trataría de un asunto muy grave. De hecho, en mi opinión, sería el momento de que el señor Johnson dimitiera, y muy rápidamente", consideró el diputado Dominic Grieve, uno de los 21 rebeldes expulsados del Partido Conservador por votar contra el gobierno en el parlamento.

Tal vez para salvar los muebles a base de carisma, Johnson respondió por la tarde a las preguntas de los británicos en un evento en Facebook Live.

"El ánimo está cambiando, las placas de hielo se están agrietando, hay movimiento bajo la quilla de estas conversaciones", afirmó con su habitual optimismo en referencia a los contactos con la UE en busca de nuevo acuerdo de divorcio antes del Consejo Europeo del 17 y 18 de octubre.

El negociador jefe británico, David Frost, viajó este miércoles a Bruselas entre especulaciones de que Johnson estaría suavizando sus exigencias para intentar alcanzar un trato que pueda ser aprobado por el parlamento británico.

Por otra parte, el gobierno de Johnson, obligado por el parlamento, publicó el miércoles por la noche un expediente que presenta, según Downing Street, "el peor escenario" sobre repercusiones económicas y sociales de un Brexit sin acuerdo.

"Protestas y contraprotestas ocurrirían en todo el Reino Unido y obligarían al uso de una cantidad importante de recursos policiacos. Hay riesgo de disturbios públicos y tensiones comunitarias", indica el documento.

En agosto, el Sunday Times había obtenido una copia del expediente gubernamental, denominado "Operación Yellowhammer", donde se mencionan las repercusiones "más probables" de una salida "sin acuerdo".