Australia se unirá a la misión de seguridad marítima de EEUU en el Golfo

Australia participará en la misión liderada por Estados Unidos para proteger a los barcos mercantes en el estrecho de Ormuz, en un contexto de tensiones...
  • Foto tomada el 21 de julio de 2019 muestra a los Guardias de la Revolución de Irán patrullando alrededor del buque cisterna de bandera británica Stena Impero mientras está anclado en la ciudad portuaria iraní de Bandar Abbas, en el Golfo Pérsico
Sídney (AFP) |

Australia participará en la misión liderada por Estados Unidos para proteger a los barcos mercantes en el estrecho de Ormuz, en un contexto de tensiones con Irán, anunció este miércoles el primer ministro Scott Morrison.

Según el jefe de gobierno, Australia hará una "modesta" contribución, aportando una fragata, una nave de vigilancia marítima P8 y personal de apoyo a la misión, en la que también participarán fuerzas británicas.

"Nuestra contribución será de alcance y tiempo limitado", dijo Morrison, expresando su preocupación por los recientes incidentes en la estratégica región del Golfo, por la que transita un tercio del petróleo suministrado por vía marítima del mundo.

El secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, y el titular de Defensa, Mark Esper, solicitaron la ayuda de Australia en esta misión durante una visita a Sídney a principios de mes.

La decisión llega tras una serie de incidentes en el Golfo en los que se vieron involucrados Irán y varias potencias occidentales, principalmente Estados Unidos y Reino Unido.

Washington intenta poner en marcha una coalición internacional para proteger a los buques mercantes que transitan por el Golfo. Hace dos semanas, Reino Unido decidió participar en la misión.

El presidente estadounidense, Donald Trump, lleva a cabo una campaña de "máxima presión" contra Teherán desde el año pasado, cuando se retiró unilateralmente del acuerdo de 2015 sobre el programa nuclear iraní y volvió a imponer sanciones.

Pero los países europeos rechazaron unirse a esta fuerza marítima por temor a que eso perjudique sus esfuerzos para salvar el tratado nuclear y a que eso derive en un conflicto con Irán.

La crispación en la región se acentuó en mayo y junio de este año con los ataques contra petroleros en el Golfo atribuidos a Teherán, aunque las autoridades iraníes lo niegan, y con la destrucción de un dron estadounidense en junio.

Irán interceptó además tres petroleros extranjeros en el Golfo desde el mes pasado, uno de ellos con pabellón británico. Este último caso se produjo después de que las autoridades del territorio británico de Gibraltar, en el extremo sur de España, capturaran el 4 de julio un petrolero iraní.

Reino Unido sospechaba que el navío transportaba petróleo a Siria, en violación de las sanciones europeas.