La ciencia y sus misterios se adueñan de los bares en Brasil

EFE |  La ciencia es motivo de debate estos días en las barras de decenas de bares de Brasil, que han aparcado momentáneamente las discusiones sobre el Mundial de fútbol de Rusia para dar espacio a los misterios de la vida en una iniciativa en la que participan una veintena de países.

Cambiar los laboratorios por bares y los microscopios y las probetas por un par de cervezas, esa es la idea del festival internacional "Pint of Science", que empezó en la víspera y se prolongará hasta este miércoles con la intención de acercar la ciencia al pueblo llano.

La iniciativa, que nació en 2012 en el Reino Unido, se celebra este año en un total de 21 países y Brasil es uno de los pocos participantes latinoamericanos junto con México, Costa Rica y Paraguay.

En Tubaína, un bar situado en el centro de la ciudad de Sao Paulo, decenas de personas escuchan atentamente la conferencia sobre "la fecha del tiempo" de Gastao Krein, profesor del Instituto de Física Teórica, de la Universidad Estatal Paulista (Unesp).

Los camareros se agachan para anotar la comanda en un ambiente de luz tenue y en el que solo se escucha la voz del profesor, el tintín de los vasos de cristal y el frigorífico de las cervezas abriéndose y cerrándose.

"Acabé sabiendo ahora que voy a hablar quince minutos, pero hice una presentación para 35-40 minutos, voy a tener dificultades", expresa a Efe Krein, momentos antes de comenzar.

Su primera frase frente al público supone ya toda una quimera: "Voy a intentar explicar para ustedes por qué envejecemos y no rejuvenecemos".

Con un lenguaje sencillo, empezó con una definición simple de "qué es una ley física" para demostrar después que las ecuaciones que se aplican a los átomos "son reversibles en el tiempo".

"Existe la posibilidad de que un sistema de muchas partículas muestre un movimiento invertido en el tiempo. ¿Pero por qué no observamos eso en el día a día? Eso lo explica la física", afirma Krein, quien acredita que a medida que entendamos mejor la degradación del organismo, se irá retrasando la hora de la muerte.

En un asunto sobre el que no hay todavía un consenso universal, el tiempo parece no volver atrás por una cuestión de probabilidad.

Esa es la conclusión que ha sacado el espectador Edison Lobeiro, analista de procesos de riesgos corporativos en la bolsa de Sao Paulo y "enamorado de la ciencia", a pesar de ser formado en ingeniaría, camino que terminó eligiendo para "ganar un poco de dinero".

"Es muy bueno porque es un ambiente informal. Mañana quiero traer a algunos de mis compañeros", comenta. Además de Sao Paulo, otras 55 ciudades brasileñas acogerán hasta el miércoles estas charlas sobre drogas inteligentes, virus, inteligencia artificial, teoría de las cuerdas, nutrición, entre otros temas tan llamativos como "Sexo, antibióticos y rock 'n' roll".

En total, 500 encuentros en bares y restaurantes para sumar cerca de 900 conferenciantes voluntarios. Aquí solo gana dinero el dueño del local. Gabrielle Carvalho es estudiante de Farmacia en la Universidad de Sao Paulo (USP) y conoció la iniciativa a través de redes sociales.

Para ella lo de revertir el tiempo para detener el envejecimiento no es una aspiración: "Creo que no tenemos mucho más que hacer después de 100, no tiene mucho sentido".

Hijo de la inmigración gallega de los años 60 y nacido en Brasil, Alberto Saa, catedrático de Física Matemática de la Universidad Estatal de Campinas (Unicamp), se prepara para hablar del "infinito en la física y las matemáticas".

En su opinión, el lenguaje de la ciencia "seguramente está muy alejado" de la calle, es "muy hermético", por eso son "fundamentales" estas reuniones.

Krein, por su parte, va más allá y dice que hasta ellos mismos tienen "dificultades para entender lo que otros colegas hacen si es de una área no muy próxima", algo que está aumentando con el tiempo debido a la superespecialización.

La idea estos días es explicar de una manera simple problemas complejos, aunque para Saa hay preguntas que no tienen respuesta, como la existencia de los "terraplanistas".

"Hoy en día hay gente que se cree que la Tierra es plana e incluso leí que Australia no existe. Es una mezcla entre analfabetismo científico y algo de fenómeno sociológico que merecería la pena estudiar", apunta este catedrático que "desde muy pequeñito" ya sabía que quería ser científico.

 

  • Visto: 429