Tiburcio y Domitila ya no son las caras del Carnaval

Ver a los personajes Domitila y Tuburcio era sinónimo de que empezarían los carnavales en la ciudad capital.

El historiador Vladimir Berrio Lemm destaca que antes de los años 30 se crearon estas figuras, las cuales se fueron oficializando en las décadas del 50 y 60.

“Eran muy propios del carnaval capitalino y le rendían un tributo a las personas montunas (del monte)”, manifestó Berrio Lemm.

Tiburcio era un hombre vestido de montuno que usaba chácara y Domitila, una mujer de faena con su tumba hombre, camisa de pollera y trenzas largas.

El especialista dijo que la mayoría de las veces iban adelante de la reina, en un carro descapotable, ya que eran muy grandes para el espacio.

Aseguró que esta festividad en la ciudad capital tuvo una gran evolución, ya no son desfiles con carrozas, aunque no le resta importancia.

Cuando se celebraron los 80 años de los carnavales capitalinos todavía se le veía a Tiburcio y a Domitila engalanar las calles.

El historiador de Carnaval Jorge Kam expresó que de la pareja, era más importante la mujer, quien inauguraba y cerraba estas festividades.

Con el tiempo se perdió esta tradición y fue reemplazado por Ipatcito (Muñeco del IPAT) se calcula que fue durante el mandato del presidente Ernesto Pérez, así lo contó Kam.

Karoline Santana
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Twitter: @karolineliz
Instagram: @karo1722

 

  • Visto: 527