‘Pentagon Papers’ y el periodismo heroico

El fallo del Tribunal Supremo de Justicia de los Estados Unidos, del 30 de junio de 1972, no solo fue un triunfo para la prensa norteamericana, sino la reafirmación de que la naturaleza de esta profesión es libre.

“El periodismo debe servir a los gobernados, no a gobernantes”. Porque la libertad de prensa no se debe a las amistades con el poder y la mujer no es menos sabia a la hora de tomar grandes decisiones.

Y pese a los contratos sociales, traicionero no es quien devela información que se le encomendaba como confidencial, es quien la esconde y con la cabeza baja rechaza sus principios. Teme siempre el dinero a las bravuconadas del periodismo.

Pataletas y caprichos que alertan a la ciudadanía de la telaraña de manipulaciones que el estado y cómplices tejen sin escrúpulos. Trata de ello “The Post: los oscuros secretos del Pentágono”, obra que imparte una lección de primer año a la carrera periodística y remarca la regla de oro para todo aquel que aspire a administrar un medio.

En una exhibición de agallas, The New York Times y The Washington Post, rivales en el negocio de la palabra escrita, se rebelan ante la autoridad implacable de Nixon, el presidente más siniestro en la historia de los EE.UU.

La mentira que hábilmente sostuvieron Truman, Eisenhower, Kennedy, Johnson y Nixon sobre la guerra de Vietnam se desmorona en cientos de páginas clasificadas que documentaban como gobiernos habían deliberadamente extendido la guerra sin justificación, páginas que reseñaban el apoyo al brutal dictador de Vietnam del Sur para que no se celebraran las elecciones que unificarían al país, de cómo reclutaron y llevaron a chicos a una guerra que ya se sabía perdida, en fin, un comportamiento inconstitucional que sucedió de un mandatario a otro. Como pocas veces, la trama supera a las megaestrellas que sin duda han llevado a la mitad del público a la butaca.

Meryl Streep, Tom Hanks y Steven Spielberg, que nada necesitan demostrar a esta altura de sus carreras, nutren con exquisitas expresiones y depurada técnica fílmica la autenticidad de este semidocumental.

Suma el periodismo otra joya a la galería por la que antes pasaron con similar simpatía All the President's Men, Citizen Kane y Spotlight.
“La publicación de información de este tipo causaría irreparables daños a la defensa de los intereses de los Estados Unidos”, advirtió el estado. “Publiquemos”, sentenció Streep.

Mario Lara
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Twitter: @mlarapty
Instagram: mariolarapma

 

  • Visto: 413