El llamado urgente

Cuando Europa impuso aranceles a la exportación del banano latinoamericano se predijo que la industria sufriría y fue, en Panamá, como se dijo.

Con los tratados de libre comercio y la apertura salvaje de los mercados, también pasó lo que se temía y gran parte de la estratégica producción nacional languideció hasta quedar al borde de la desaparición, como está ocurriendo ahora.

Nuestros productores agrícolas son gente trabajadora que no pide subsidios ni regalos, solo reglas claras y justas, para trabajar.

 

Imprimir Correo electrónico