Panamá cree que la carrera penitenciara cambiará la situación de las cárceles

EFE | La ministra panameña de Gobierno, María Luis Romero, dijo hoy que la profesionalización del personal penitenciario mejorará la calidad de vida de los reos en las cárceles y facilitará su rehabilitación.

"Creemos firmemente que solo transformando al personal que trabaja en nuestros centros penitenciarios podemos cambiar la atención que se le da a las personas privadas de libertad en todos los sentidos", indicó la funcionaria. Romero, que mantuvo este martes una reunión con la cúpula de la Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá (CCIAP), aseguró que el principal objetivo del sistema penitenciario panameño es la reinserción de los presos, y que esta solo se puede lograr si los reos son bien tratados durante su cautiverio.

El presidente panameño, Juan Carlos Varela, sancionó en septiembre de 2016 la Ley 42 que desarrolla la carrera penitenciaria y que busca reglamentar las relaciones entre los funcionarios que custodian los penales y los propios reos.

La norma, que entrará plenamente en vigor el próximo septiembre, pretende también formar a personal cualificado y sacar de las cárceles a la policía. Según los datos oficiales, el sistema penitenciario panameño necesita más de 2.000 custodios, aunque ahora solo cuenta con alrededor de 1.000. La carrera penitenciaria fue precisamente una de las cosas alabadas por la misión del Subcomité de la ONU para la Prevención de la Tortura durante su visita al país la semana pasada, apuntó Romero.

El sistema penitenciario de Panamá ha sido criticado por diversos organismos internacionales por el mal estado de las cárceles y los altos niveles de hacinamiento y de detención preventiva. De acuerdo a los datos oficiales, las 22 cárceles del sistema penitenciario de Panamá albergan a 16.500 reclusos, con un hacinamiento del 115 % en promedio, aunque la propia ministra Romero ha reconocido que ese porcentaje sube hasta el 356 % como es el caso específico de la cárcel de Penonomé.

El 60 % de los más de 16.000 presos que hay en el país centroamericano se encuentran recluidos en dos cárceles de la capital, la Joya y la Joyita, según las estadísticas oficiales.

 

Imprimir Correo electrónico

Notas relacionadas