Debate, un arte dormido en Panamá

El artículo No. 234 del Código Electoral establece que Tribunal Electoral, promoverá y reglamentará dos debates televisados entre candidatos presidenciales, esto supone una gran oportunidad para que despierte un arte dormido en el país.

El debate es un espectáculo televisivo por excelencia, aunque hoy con el impacto de las nuevas formas de comunicación, ligarlo a la interacción en redes sociales es imperativo.

Lo que se observa de los debates locales es que los participantes básicamente hacen una mera exposición de su plan de campaña y eso es lo que se debe mejorar para lograr un buena presentación.

Se requiere de actitud debatiente, que sepan sostener sus posturas y refutar las adversas. Un debate resulta emocionante cuando los participantes exponen datos, antecedentes, estructuran el mensaje, hacen buen uso del lenguaje corporal, “storytelling” y logran traducir el sentir popular en ese minuto final.

Mucho se ha argumentado sobre el poder de los debates, expertos estiman que no tienen mayor influencia en la decisión de voto, sin embargo, han observado una tendencia favorable sobre los indecisos que además son mayoría en elección.

El precedente histórico en América podría encajar en Estados Unidos, los encuentros entre John Kennedy y Richard Nixon en 1960, supusieron el nacimiento de la comunicación política moderna; posteriormente se convirtieron en una tendencia global e indicador del desarrollo de democracias.

Guadalupe Castillero
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
* Periodista.

 

  • Visto: 1252