No todo es ciencia

Según Michael Hunter, profesor de la Universidad de Sheffield, en Gran Bretaña, la voz femenina posee tonos más complejos que la voz masculina, tomando toda el área auditiva del cerebro, mientras que la voz del hombre solamente ocupa una pequeña porción del cerebro femenino.

Según Hunter, es por ello que las mujeres se quejan muchas veces que los hombres no las escuchan, pero es un problema puramente fisiológico, es decir, por agotamiento mental.

Esto motiva otra disyuntiva la mala comunicación en pareja.

Es una pena que un matrimonio, o una relación, termine porque no hay una buena comunicación, porque no se sepa expresar, o se tenga miedo de discutir y explicar los sentimientos u opiniones de uno mismo.

A pesar de lo contundente de esta investigación, donde señala que las mujeres dan mucha vueltas para decir lo mismo, en cambio los varones somos más directo, me sostengo en la tesis que aunque Yo sea de Júpiter y mi Mujer de Marte, podría atravesar la galaxia y sentarme a escuchar y dejar a un lado lo fisiológico.

Aprender a desarrollar nuestro lado femenino dentro de nuestra masculinidad, saber porque somos sensibles y ser capaces de expresar sentimientos.
* El autor es docente.

Ernesto Maytín 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

  • Visto: 633