maria_tresa.jpg

¿Corrupción, peligro de la democracia?

Aunque a algunos coincidan con Wiston Churchill que «el mejor argumento en contra de la democracia es una conversación de cinco minutos con el votante medio», estoy convencida que nuestra “primavera criolla” es el despertar de una sociedad, cada vez más informada.

Debido a la pandemia de la corrupción se habla de la debilitación de la democracia, cuando en realidad es la de los colectivos políticos y sus dirigentes.

El fenómeno electoral vigente es que los votantes se alejan de los partidos tradicionales y apuestan por nuevas propuestas, abriendo la oportunidad a los independientes, que han aumentado en número. La encuesta de CID Gallup en los comicios costarricenses corrobora la tendencia, afirmando que los votantes prefieren candidatos antes que a partidos.

En 2019, además de los programas en salud, educación, seguridad y economía, los que suenen más combativos contra la corrupción serán definitorios.

Hoy no es que haya más corrupción que antes, pero sí es más visible y las personas son menos tolerantes a ella y a la impunidad.

Tenemos una sociedad harta de las prácticas clientelistas y corruptas que debilitan las instituciones democráticas, a los partidos, pero no la democracia. Por eso el pueblo soberano busca recuperar la capacidad de decisión y ejercer su poder.

* La autora es comunicadora social.

María Teresa Patiño Amor
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

  • Visto: 569