Conducir y saber conducir

Hace nada salía la noticia de la muerte del Sr. Rolando de León Correa (secretario general del Instituto de Acueductos y Alcantarillados Nacionales -IDAAN), y aunque muchos, puede que sin pensar demasiado profiriesen frases del tipo quejoso debido a los continuos cortes del IDAAN en sus distritos, no podemos olvidar la tragedia que es la muerte de una persona (de un ser humano, al que siempre perteneceremos como colectivo) que deja atrás una familia con su mujer, hijos, amigos y conocidos.


La muerte vino por un accidente automovilístico, concretamente, la motocicleta del Sr. Rolando colisionó con un taxi que cerró la vía a la motocicleta causando la colisión Dios sabe por qué. Y en eso reside el problema: En las prepotencias y licencias libres que se dan muchos conductores en nuestro país, especialmente podemos citar a taxistas y conductores de buses, puede que por el largo tiempo que gastan en la carretera, no entraré a dilucidar los porqués.

Lo que sí puedo asegurar es que esa situación debe cambiar. Estamos hartos de escuchar noticias de muertes por atropellos, por choques y por colisiones como la del Sr. Rolando.

¿Qué hace falta para que acabe? ¿Mejores clases? ¿Castigos ejemplarizantes como la perdida de licencia? No mentiré, no lo sé con seguridad. Pero sí sé, como todos nosotros, que hace falta que las autoridades hagan algo al respecto.

* El autor es Licenciado en Ciencias Económicas y Empresariales.

Ángel Real Núñez 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

  • Visto: 788