Miguel_Espino_Perigault.jpg

La ONU cuando Torrijos

Quienes tuvimos la oportunidad de trabajar junto a funcionarios de las Naciones Unidas aquí en Panamá, coincidirán c conmigo en la apreciación negativa que nos formamos de los “expertos”, que llegaban a “asesorarnos”.

Eran unos paquetes, como decimos en panameño. Esta experiencia la tuvimos quienes trabajamos en los tiempos del general Torrijos, a quien reconocemos la intención de modernizar los servicios del estado.

Así lo experimenté en el entonces INTEL, dirigido por el coronel Arauz, una excelente persona. Torrijos solicitó o aceptó el apoyo de las Naciones Unidas para esa tarea de modernización.

Y, así llegaron al país varios expertos. Al INTEL llegó uno que se portó bien. Reconoció que no sabía más que nuestros ingenieros y técnicos, y se comportó adecuadamente.

Pero, la tónica, según se comentaba entonces, era la petulancia de los visitantes. Era queja generalizada de nuestros funcionarios que los de la ONU inventaban un estudio, que realizaban los nuestros solos, y ellos los presentaban como propios.

Hoy nos llegan expertos que nos exigen implantar el aborto libre y la educación escolar homosexual, solamente porque sí. Pero, nadie les contesta lo que se merecen y los mandan devuelta a su casa.

Nuestra vicepresidenta, el Procurador y otros de alto perfil y baja opinión, aplauden la irrespetuosa conducta de la ONU. Que hagan, ellos, abortar sus mujeres y a sus hijas, y promuevan el homosexualismo entre los suyos. Pero que no se metan con nuestros hijos. * Periodista.

Miguel A. Espino Perigault
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

  • Visto: 879