Los recursos naturales no protegidos

La posibilidad de que  nuestro pequeño país goce de  las bondades de nuestra naturaleza y del privilegio de poder consumir el agua del grifo y respirar el aire puro,  cada día peligra y más para el verano cuando el agua se convierte en el elemento principal para disfrutar de los culecos, colocar enormes piscinas y otras distracciones. 

Sin embargo, las disques restricciones para el uso del agua potable para estas  actividades cada día resultan más absurdas.  Aunque el problema aun no es evidente, estoy segura que a largo plazo nos lamentaremos de las cosas a la que siempre tuvimos y no apreciamos ni cuidamos.

Señores tomen conciencia y ya paren de creer en esa absurda frase que todos dicen que Dios es panameño.  Iniciemos  nosotros mismos a conciencia   a proteger de nuestra naturaleza y a resguardar de  nuestro vital líquido (agua) que sin él no se puede vivir.

 

  • Visto: 412