isaac_sitton.jpg

Sangrados digestivos

No hay nada que asuste más que ver sangre luego de vomitar, toser o la defecar. Si presenta un episodio parecido a lo descrito aquí, debería buscar atención medica, ya que podría estar cursando con un sangrado del tracto gastrointestinal.

En términos generales se dividen en dos tipos de sangrados: los altos y bajos, la diferencia radica en la localización del sangrado. Si el mismo ocurre entre la cavidad oral, y el duodeno (primera parte del intestino delgado) o yeyuno (segunda porción del intestino delgado) al ano.

Ambas suele detenerse por cuenta propia en un 80% de los casos, existe un porcentaje importante que pasa desapercibido debido a que el sangrado podría ser microscopio y estar oculto por meses sino años y causar anemia crónica.

Es muy importante detectar pacientes con anemia, especialmente en poblaciones de riesgo como los adultos mayores, porque en un 10% podría ser un signo de cáncer gastrointestinal, razón por la cual es muy importante acudir al médico periódicamente.

En términos generales se dividen en dos tipos de sangrados: los altos y bajos, la diferencia radica en la localización del sangrado. Si el mismo ocurre entre la cavidad oral, y el duodeno (primera parte del intestino delgado) o yeyuno (segunda porción del intestino delgado) al ano.

La hemorragia digestiva alta es mas común, representa 80% de los casos. Otras causas comunes son los vómitos crónicos causados por quienes abusan del alcohol o ingesta accidental de corrosivos.

La hemorragia digestiva baja es menos común, representa un 20 a 30% de los casos pero pasa desapercibida mas fácil, entre sus causas mas comunes esta la enfermedad diverticular y la angiodisplasia y menos comunes como las colitis (inflamaciones colonicas) y las enfermedades colorectales (hemorroides y fisuras anales).

Es muy importante detectar pacientes con anemia, especialmente en poblaciones de riesgo como los adultos mayores, porque en un 10% podría ser un signo de cáncer gastrointestinal, razón por la cual es muy importante acudir al médico periódicamente.

* El autor es médico.

 

  • Visto: 710