Educación que salva vidas

A la mayoría de los directores y encargados de los estamentos de seguridad he escuchado decir que cada individuo debe tomar las precauciones para convertirse en el primer anillo de seguridad en casa de incendios, robos, accidentes y demás incidentes que en algunos casos puede atentar con nuestras vidas o la nuestros seres amados.

Pero ¿qué podemos hacer para proteger nuestras vidas y bienes? Considero que falta mayor educación al respecto. Se dice a las personas que deben tener un botiquín de primeros auxilios es su caso, pero acaso sabe que cosas deben estar dentro de este equipo, cada cuánto tiempo se deben reemplazar los elementos.

Se habla de áreas inundables o propensas a deslizamiento pero alguien le ha notificado alguna vez que usted vive en estos sitios vulnerables y que debe ver o hacer cuando se registra un aguacero, a qué lugares debe acudir o donde puede llamar.

Así se puede enumerar múltiples hechos que pueden poner en riesgo la vida de los ciudadanos pero el desconocimiento de los métodos, procedimiento y actitudes que debemos adoptar en caso de un desastre natural no convierte en presa fácil del pánico, y la muerte.

Es responsabilidad de cada individuo busca seminarios, talleres o actividades en las que puedan aprender las tácticas de salvamentos que beneficie a su familia y comunidad; las entidades gubernamentales y de seguridad deben general espacios cercanos a las comunidades a los cuales los ciudadanos puedan acudir e informase de una forma personalizada los riesgos a los que se enfrentan en el lugar donde viven y cómo afrontarlos. * Periodista

Yalena Ortíz
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. 

 

  • Visto: 643