Se necesitan familias de acogida

El llamado a acoger a los peregrinos que vendrán por la Jornada Mundial de la Juventud se realiza en las homilías de todas las parroquias. El panameño es hospitalario, pero acostumbra dejar todo para última hora y la organización es fundamental en este tipo de eventos.Así que desde ya abramos las puertas de nuestras casas y del corazón.  

Más de 350 mil jóvenes necesitan alojamiento. Aunque también se acomodan en colegios, gimnasios, carpas, salones parroquiales testimoniemos nuestra nobleza y propiciemos un intercambio que enriquezca a las familias y a los huéspedes que buscan vivir este encuentro personal con Cristo.

Peregrinos de cinco continentes, entre los 15 y 35 años, viajan con el consentimiento de sus padres, grupos parroquiales y conferencias episcopales, confiando en la misión de las congregaciones de buscarles albergue.

Las familias de acogida solo tienen el compromiso de ofrecer un lugar para el descanso, aseo y dejar sus pertenencias, pues la movilización y  alimentación durante la jornada corre por cuenta de la iglesia más cercana. Sin embargo, seamos anfitriones generosos - como dice el Papa Francisco – démosle la oportunidad de experimentar la fraternidad y la alegría, que dé al mundo un signo de esperanza.


* Comunicadora social.

 

Imprimir Correo electrónico

Notas relacionadas