Pregunta tonta

"Es más tonto, el que no pregunta”, proverbio chino. ¡Sin curiosidad no aprenderíamos casi nada! y las explicaciones que discurrimos es la simiente de la creatividad pura. Sin embargo, esa capacidad inquisitiva que de niños nos abre todas las puertas generalmente la perdemos al crecer.

Hay algo que creo que le ha hecho mucho daño a la humanidad: la excesivamente popular frase que dice “no existen las preguntas tontas”.

 

Recuerdo a mis profesores decirlas en mis años universitarios y escolares, aunque para ser justo, otros la refutaron textualmente, pero sí con pesadez. Hoy día con la tecnología y redes sociales, y observando Yahoo Answers, he descubierto que las preguntas “tontas”, si existen.

Lo que me hace rememorar haberla hecho en algún momento de mi vida, algunas de la que me he avergonzado y otras que he celebrado irónicamente.  Comparto mi opinión que se debe motivar a los niños a preguntar, pero una frase como “las preguntas tontas no existen” no ayuda precisamente, sino que muchas veces provoca que personas sin criterio formado se lancen a hablar o escribir sin pensar. Lo importante sería “pensar antes de hablar” es un  precepto mucho más relevante y pero poco folclórico.

* El autor es docente.

 

Imprimir Correo electrónico

Notas relacionadas