Caminata cancer octubre

Resistir y nunca desistir

A pesar del incordio que podamos atravesar, no podemos bajar la guardia. Si estamos conscientes no requerimos controlar la ira, porque de por si se desvanecerá. Seguramente  en el trayecto de nuestras vidas tropecemos una y otra vez con una piedra; porque en realidad no sería la misma, lo más probable sea nuestros pasos que nos llevan a tropezar.

Escuche alguna vez la frase: “cuando la noche es más oscura, indica que pronto amanecerá”, que tan cierta puede convertirse esa frase en realidad para poderla aplicarla en nuestras vidas…solo nosotros lo sabemos. No podemos seguir  torturándonos por los errores, liberémonos de la culpa, perdonándonos y dejar lo sucedido en donde pertenece… en el pasado. 

Soy pesimista, porque si creyera que todo va a ir mejor, me quedaría esperando a que ocurriera, eso lo aprendí en estos últimos tres años, paralelamente nuestro pensamiento positivo vende no porque funcione sino porque nos trae la idea de una vida mejor.

Si me preguntan hoy, prefiero ser un  pesimista estratégico, que no tiene nada que ver con ser negativo, sino con prepararse para lo peor y así tener más posibilidades de disfrutar de lo que tengo.

* El autor es docente.

 

Imprimir Correo electrónico

Notas relacionadas