Pagar por ir en el tranque

Los tranques vehiculares en los corredores Norte  y Sur (en la ciudad de Panamá)   se han convertido en el pan de cada día de los panameños y extranjeros, tanto residentes como los que vienen de visita.  

El congestionamiento no solo se presenta en las llamadas horas pico, sino que también a cualquier hora del día. Se supone que la utilización de esta vía es una manera de evadir  los tranques que se registran  en otras rutas  y  también de movilizarse en el menor tiempo posible.

Los usuarios de los corredores  pagan por ir en el tranque, lo que repercute en la economía de las personas que por pasar horas en el tráfico deben invertir más en gasolina,  también afecta la calidad de vida  y la salud de los consumidores  ocasionándoles  estrés, subida de la presión, fatiga física y mental situación que perjudica la competitividad y productividad laboral.

La ampliación de ambas rutas,  con el fin de solucionar la mencionada problemática, no resuelve nada, ya que al final nos encontramos con las mismas calles cuando uno sale de los corredores y terminando con  un ‘embotellamiento’ vehicular.

La Empresa Nacional de Autopista (ENA) debe tener en cuenta que los usuarios están pagando por utilizar sus servicios por lo que  este debe ser eficiente  y satisfactorio para los mismos, mientras tanto le corresponde a la empresa tomar los correctivos que sean necesarios para cumplir con  la finalidad  por la cual fueron  creados  los corredores.* La autora es periodista de Metro Libre.

 

Imprimir Correo electrónico

Notas relacionadas