ML - Banner suscríbete

Panamá y China escenifican nueva relación con un ojo en Latinoamérica

AFP | El gobierno panameño espera que la visita que cumple este fin de semana el jefe de la diplomacia china, Wang Yi, sea el preludio de millonarias inversiones en Panamá, que podría convertirse en la entrada de múltiples compañías chinas a la región.

 Esta es la primera de un alto funcionario chino tras la apertura de relaciones diplomáticas entre Panamá y Pekín en junio pasado.
La llegada del canciller chino ha sido calificada de "histórica" por el gobierno panameño, que espera grandes inversiones chinas y poder acceder al mercado del país más poblado de la tierra y segunda economía mundial.

"Panamá como país ubicado en medio de las américas, con un canal, con una plataforma logística que no tiene ningún otro país de la región es estratégico para China así como China es estratégico para Panamá", dijo este viernes la vicepresidenta y canciller panameña, Isabel de Saint Malo, al canal TVN-2.

Wang llega a Panamá este sábado y tendrá una audiencia privada con el mandatario Juan Carlos Varela en el Palacio de las Garzas, sede del gobierno.
El domingo, encabezará su delegación en el Primer Mecanismo de Consultas Políticas entre ambas naciones, que establecieron lazos diplomáticos tras la ruptura de Panamá con Taiwán (considerada una provincia rebelde por Pekín y reconocida solo por una veintena de países).

El canciller también visitará el Canal de Panamá y sobrevolará potenciales áreas para inversión china.
Por detrás de Estados Unidos, China es el segundo mayor usuario del Canal de Panamá, por el que circula el 5% del comercio marítimo mundial.
Además es su cuarto socio comercial y el mayor proveedor de la zona franca de Colón, en el Caribe, una de las principales de la región.

Por su parte, Panamá es el octavo socio comercial chino en América Latina. Panamá exporta más de 50 millones de dólares en productos a China e importa alrededor de 1.183 millones de dólares.

El gobierno panameño discutirá con Wang una agenda de 12 puntos "prioritarios" en esta nueva relación, entre ellos comercio, inversiones, turismo, migración y seguridad.
Panamá busca ventajas para los buques con bandera panameña en puertos chinos; facilidades para atraer turismo; y cooperación en seguridad y migración.

Pero sobre todo, inversiones para los grandes proyectos de infraestructura que planifica, como puertos y plantas energéticas, además del cuarto puente sobre el Canal de Panamá y la tercera línea del metro capitalino, el mayor proyecto tras la ampliación de la vía interoceánica.

"Hay toda una red de posibles proyectos de inversión muy vinculados a la logística que están en el tapete", reconoció De Saint Malo.
Zhi Luxun, subdirector general de comercio exterior de China, manifestó este viernes que Pekín "está dispuesto a unirse a los países de América Latina como Panamá" para "promover la prosperidad del desarrollo en las áreas de infraestructura".

Esta semana representantes de empresas chinas acordaron, en una primera ronda bilateral de negocios, contratos por más de 38 millones de dólares para exportar hacia Asia café, pescado, madera, chatarra y camarones, entre otros.

Los empresarios panameños ven con muy buenos ojos su entrada al mercado chino y la posibilidad de aumentar los 250 millones de dólares de inversión directa de Pekín en Panamá en 2016.

Pero las autoridades también esperan que Panamá, con su Canal y su centro financiero internacional, se convierta en sede regional para empresas chinas y en punto de entrada al mercado latinoamericano.

"Muchas empresas chinas están interesadas en establecer sus bases regionales aquí para poder ingresar a la región", dijo el ministro de Comercio e Industrias panameño, Augusto Arosemena.

"La idea es que no solo las empresas chinas puedan venir a Panamá y usar Panamá como un puente en la región, si no que la región pueda usar a Panamá como un puente para llevar sus productos a China", añadió.

Unas 30 empresas chinas de telecomunicaciones, transporte marítimo, banca y construcción operan en Panamá.
"Todos los países están enfrentando desafíos de desarrollo, necesitamos apoyos mutuos" y si bien China y Panamá son diferentes, "la complementariedad económica es fuerte y el interés común está aumentando", afirmó Zhi Luxun.

 

Imprimir Correo electrónico

Notas relacionadas