Harvey deja a Houston bajo el agua, pero lo peor está aún por venir

AFP | Después de haber azotado la costa texana y acabar con la vida de al menos dos personas, la tormenta Harvey dejaba caer este domingo grandes cantidades de agua en el interior del estado de Texas, incluida su principal ciudad: Houston.

Los servicios de emergencia de la capital de la industria petrolera en Estados Unidos enviaron la mañana del domingo un mensaje muy claro: "Si está huyendo de una inundación, no se quede en el ático como último recurso. Si los pisos más altos de su edificio se vuelven peligrosos... suba al techo" y "llame al 911 para obtener ayuda".
"La situación es grave y va a empeorar", advirtió a su vez el gobernador de Texas, Greg Abbott, en la cadena Fox News, asegurando que los daños ascienden a "miles de millones de dólares".

A su paso por Texas, Harvey deja hasta ahora al menos dos fallecidos: una persona que quedó atrapada en el incendio de su casa durante la tormenta en la región de Rockport y una mujer que se ahogó al salir de su auto en una zona inundada de Houston, según autoridades locales citadas por la prensa.

Una familia camina por las calles inundadas de Galveston, Texas (EEUU), el 26 de agosto de 2017.

Hobby International, uno de los dos aeropuertos de Houston, anunció que todos los vuelos fueron cancelados por "la abundancia de agua en las pistas", mientras que el George Bush International operaba en forma limitada.

"Se están produciendo súbitas inundaciones, catastróficas, con amenaza de vida", advirtió el Servicio meteorológico nacional (NWS) en Twitter. "Es una situación extremadamente peligrosa! No viaje a menos que que se le diga".

La región de Houston/Galveston ha recibido más de 60 cm de lluvia en las últimas 24 horas, según el NWS. Su oficina en Houston estimó que las "inundaciones catastróficas van a empeorar y podrían ser históricas".

Porque nada ha terminado y según el último boletín del Centro Nacional de Huracanes (NHC), entre 38 y 63 cm de lluvia caerán en la zona de aquí al jueves.

El más potente huracán en azotar Estados Unidos desde 2005 y Texas desde 1961, fue degradado el sábado a tormenta tropical pero como avanza muy lentamente (a 2 km/h) dejará caer mucha agua sobre una misma región por varios días. Harvey tocó tierra el viernes como un huracán de categoría 4 -en una escala de 5-, pero sus vientos se han reducido a unos 75 km/h.

 

Imprimir Correo electrónico

Notas relacionadas