Leyes

La derogación  de la Ley 130, debe verse como el triunfo de la cordura sobre las imposiciones oficiales irreflexivas y, en ese sentido, una victoria de la sociedad que al manifestarse decidida, hace prevalecer sus intereses generales.

 De igual, modo hay que saludar el proyecto de ley que amplía el margen de la exoneración de los impuestos sobre inmuebles. La medida aliviaría la carga ya gravosa que pesa sobre un gran número de panameños y que al drenar su presupuesto familiar, afecta negativamente su calidad de vida.

Esto llama a ser vigilantes con la acción de las entidades gubernamentales que vía legislativa emprenden, sin las amplias consultas  aconsejadas,  experimentos fallidos como el que llevó a su extinción a la ley mencionada.

 

Imprimir Correo electrónico