Más bulla que amor

Lo dije hace semanas y ahora lo podemos corroborar; hay cero decoraciones alusivas a la Patria. A no ser por las entidades de gobierno, las cuales por fuerza deben hacerlo, los negocios se mantienen en Halloween y Navidad.

 

Lo irónico aquí es que el día que Panamá clasificó al mundial todos entonaban las notas de nuestro precioso himno, besaban la bandera y se sentían más panameños que Victoriano Lorenzo en sus tiempos.

Puras ganas de figurar, de momento, pues la Patria se vive siempre.

 

Imprimir