Aplauden el acoso

La semana pasada me faltó espacio para escribir sobre una presentadora de televisión y su pésima cobertura en el Estadio Rommel, en la cual muchos hombres intentaron faltarle el respeto y para la producción fue casi un chiste.

El hecho de que este incidente se tome de forma burlesca da paso para que más personas impertinentes agarren a las periodistas durante sus coberturas y vaya a saber Dios qué les pase. Por eso es que la gente prefiere ver televisión por internet, está harta de tanta mediocridad.

 

Imprimir Correo electrónico