EDITORIAL : Quinientos años de la ciudad

  • La ciudad de Panamá celebra sus 500 años

 Si en noviembre se registran celebraciones significativas de nuestra historia patria, en agosto tienen lugar otras de trascendencia para la nación.

La fundación de la ciudad de Panamá y la inauguración de nuestro Canal se cumplen en una coincidencia feliz que terminó por definir el rumbo y el destino de nuestra sociedad nacional.  

Ambos son hechos que hacen nuestro sentido de pertenencia sobre una ciudad blasonada como pocas en el continente, ya fuera por ser la primera establecida en tierra firme en costas del Pacífico y, partir de esto, bisagra para el conocimiento completo de lo que vendría a ser el Nuevo Mundo.

A su vez, la vía interoceánica nos convirtió en punto de encuentro, aproximación e intercambio entre todos los pueblos del orbe.

Este año, dichos acontecimientos son remarcados con la celebración de una nueva Feria del Libro, la cual nos invita a reconocer en la lectura un instrumento irremplazable para elevar nuestros conocimientos como personas y colectivo social.

Tal vez tengamos aún el privilegio de acercar a las últimas generaciones que podrían tener contacto directo al ingenio humano, en todos sus géneros, a través de la palabra impresa en libros.

Obras que se pueden tocar, hojear, oler y disfrutar. Antes de que las nuevas plataformas, y las que todavía estén por llegar, las borren para siempre de la memoria de los hombres. ¡Felices 500 años, querido Panamá!