Advierten contrabando de cigarrillos desde Panamá financiado por crimen organizado

La Cámara Guatemalteca de Alimentos y Bebidas (CGAB) asegura que la Zona Libre de Colón es utilizada como un centro operativo para el etiquetado y distribución de cigarrillos de contrabando hacia Centroamérica, debido a los escasos controles
  • ML | Comercios en la Zona Libre de Colón, una de las zonas francas más importantes de la región.

Empresarios de Guatemala, agremiados en la Cámara Guatemalteca de Alimentos y Bebidas (CGAB), advirtieron ayer que  la Zona Libre de Colón, la más grande del continente, es utilizada por la mafia organizada para el tráfico de cigarrillo ilícito como uno de los productos estrella de contrabando con destino al país centroamericano, delito que el Departamento de Estado de Estados Unidos, ha calificado como una amenaza para la seguridad nacional, ya que las ganancias que genera este mercado fuera de la ley estarían financiando a grandes estructuras internacionales del crimen.  

Según la CGAB el tráfico ilícito de cigarrillos desde Panamá está afectando no solo a la salud humana de los guatemaltecos, sino que también incrementa la presencia de grupos dedicados al narcotráfico y al pandillerismo en perjuicio de la economía y el comercio chapín, denunció la Cámara Guatemalteca de Alimentos y Bebidas.  

“Fumar un cigarrillo que entra de contrabando al país, no solo eleva los riesgos para la salud de sus ciudadanos, sino que también se podría estar financiando a organizaciones terroristas y criminales como Hezbolá, Al Qaeda, los Zetas y para el caso puntual de Guatemala a las pandillas que han visto de este mercado ilícito una fuente de ingresos alta y de bajo riesgo”, detalló el gremio empresarial guatemalteco.

  Expresaron que desafortunadamente la Zona Libre de Colón es utilizada como un centro operativo para el etiquetado y la distribución de cigarrillos de contrabando hacia Centroamérica, que es el resultado de los escasos controles y las facilidades que ofrecen para la actividad comercial.  

El gremio empresarial reveló que los cigarrillos de contrabando llegan a Panamá, procedente mayormente de India y China, y posteriormente son llevados a una zona de Belice con destino final Guatemala.

La Cámara Guatemalteca de Alimentos y Bebidas, manifestó su preocupación al respecto, ya que un estudio de la industria del tabaco revela que, en el año 2016, uno de cada diez cigarrillos consumidos en Guatemala procede del contrabando.