Boris Johnson reconoce que necesita la 'cooperación' de los europeos en el Brexit

Londres (AFP) -

Boris Johnson, favorito para suceder a la primera ministra británica, Theresa May, y ferviente defensor de un Brexit duro, reconoció la noche del lunes que necesita la 'cooperación' de la Unión Europea para amortiguar los golpes en caso de una salida de la Unión Europea sin acuerdo.

En una entrevista concedida a la BBC, Boris Johnson aseguró que si de aquí a julio se convierte en primer ministro, su gobierno no impondrá en ningún caso 'ni controles ni fronteras duras en Irlanda del Norte'.

El riesgo de que volviera a instalarse una frontera entre esta provincia británica y la República de Irlanda, miembro de la Unión Europea (UE), es una de las cuestiones más espinosas del Brexit.

Johnson aseguró que no habrá controles ni fronteras incluso en caso de Brexit duro, es decir, si el 31 de octubre (la fecha límite) Reino Unido sale de la UE sin un acuerdo, como advirtió en varias ocasiones el propio Johnson.

'Por supuesto no depende solo de nosotros', reconoció el exministro de Relaciones Exteriores británico. 'También depende del otro bando. Por supuesto, hay un elemento muy importante, el de la reciprocidad y la cooperación'.

Johnson también hizo referencia a un 'periodo de transición', una cláusula prevista ya en el acuerdo que alcanzaron Theresa May y sus socios europeos en noviembre, pero que él considera 'muerto' tras el rechazo del Parlamento británico hasta en tres ocasiones.

'Pero necesitaremos algún tipo de acuerdo y eso es precisamente lo que busco, para obtener un periodo de transición', dijo el también exalcalde de Londres. Y para ello, hay que 'preparar seriamente y con determinación' una salida sin acuerdo o bajo los términos de la Organización Mundial del Comercio para demostrar a los europeos la 'seriedad' de Reino Unido.

Entre otras cosas, habría que convencer a Bruselas para reanudar las negociaciones. En caso de que esta vía fracase, Boris Johnson prometió que Reino Unido saldrá de la UE el 31 de octubre, incluso aunque no haya un acuerdo.

Por otro lado, Johnson rehusó responder a la periodista que lo entrevistaba respecto a la reciente disputa con su pareja, Carrie Symonds.

'Es una de mis reglas desde hace muchos, muchos años [...]: no hablo sobre temas que involucren a mi familia y seres queridos', dijo, considerando 'injusto' el 'arrastrarlos' a cuestiones políticas.

El viernes, la policía de Londres acudió al domicilio de la pareja tras recibir una llamada de un vecino que señaló una acalorada discusión, gritos y portazos.

- 'No sea cobarde' -

Previamente, el lunes, el actual ministro británico de Relaciones Exteriores, Jeremy Hunt, instó a Boris Johnson a no evitar las preguntas, en este caso no sobre su vida privada, sino sobre el Brexit.

Los dos rivales, que luchan por la sucesión de Downing Street, habían recibido una invitación de Sky News para un debate televisivo el martes, pero Johnson declinó la invitación, por lo que la emisión no tendrá lugar, indicó la cadena.

Instando a Johnson a participar en el programa, Hunt lanzó: 'No sea cobarde, Boris, sea un hombre y demuéstrele a la nación que puede hacer frente al intenso escrutinio que implica el trabajo más difícil del país'.

'Debatir sobre la vida privada de Boris no me interesa', precisó en declaraciones al diario The Times. 'Pero sí quiero interrogarlo sobre la forma en la que puede 'garantizar' que saldremos de la UE el 31 de octubre si el Parlamento vota en contra de una salida sin acuerdo'.

Este ataque se inscribe en la estrategia de Hunt, de 52 años, quien se presenta como el candidato 'serio' frente a un carismático y controvertido Johnson, de 55, que carga sobre sí una larga lista de errores.