Matan al general acusado de ataques en Etiopía

Adís Abeba (AFP) -

La policía etíope mató este lunes al jefe de la seguridad de la región Amhara, el general Asaminew Tsige, considerado responsable de los asesinatos el sábado del jefe del Estado mayor del ejército y altos responsables de esa zona del noroeste del país.

El general Asaminew, que 'estaba prófugo desde el fallido golpe de Estado de este fin de semana, murió a balazos en el barrio Zenzelma de Bahir Dar', ciudad del noroeste, según la televisión estatal EBC.

Asaminew había sido amnistiado y liberado de prisión en 2018 tras ser arrestado por un presunto complot que se remonta a 2009.

Este lunes, las banderas estaban a media asta en Etiopía tras los asesinatos el sábado durante dos ataques separados que las autoridades consideran un intento de derrocar al gobierno de Amhara, una de las nueve regiones autónomas del país.

El sábado por la noche, 'una intentona orquestada de golpe de Estado se produjo contra el ejecutivo del gobierno regional de Amhara', declaró el domingo la oficina del jefe del ejecutivo central en un comunicado en la red Twitter.

El presidente de la región, Ambachew Mekonnen, y uno de sus consejeros, que participaban de una reunión, murieron a manos de un comando en Bahir Dar, la capital regional.

El fiscal general de la región, Migbaru Kebede, presente también en la reunión, sucumbió el lunes a sus heridas.

Un poco después, y 'en relación con el intento de golpe de Estado en Amhara', el jefe del estado mayor de las Fuerzas Armadas etíopes, general Seare Mekonnen, fue asesinado por su guardaespaldas en su domicilio de Adís Abeba, la capital federal.

- Problemas para Abiy Ahmed -

Se trata de un nuevo golpe a la agenda reformista y progresista del primer ministro Abiy Ahmed, quien a pesar suyo ha dado nuevo impulso a tensiones étnicas que han dejado más de un millón de desplazados.

El presidente de la región Amhara, Ambachew, era un aliado de Abiy.

El lunes, miembros de las fuerzas especiales fueron desplegados en el aeropuerto de Adís Abeba, entre otros lugares, constató un periodista de la AFP. Las actividades comerciales y el tráfico parecían normales. Internet, en tanto, está cortada desde el sábado por la noche.

Etiopía, el segundo país más poblado del continente con un centenar de millones de habitantes, posee la economía más dinámica de África del Este, aunque sigue siendo uno de los países más pobres del mundo.

Los amharas constituyen en Etiopía el segundo grupo étnico, tras los oromos. Estas dos etnias estuvieron en la vanguardia de las grandes manifestaciones que causaron la caída del exprimer ministro Hailemariam Desalegn.

Su sucesor, Abiy, un oromo, en el poder desde abril de 2018, se ha esforzado por democratizar al país, firmar la paz con la vecina Eritrea tras 20 años de conflicto y liberalizar su economía.

Pero esta liberalización ha hecho emerger el descontento y las tensiones interétnicas vinculadas generalmente a la posesión de tierras y a la utilización de los recursos.