Estambul celebra unas elecciones municipales en las que Erdogan arriesga mucho

Estambul (AFP) -

Estambul celebra este domingo elecciones municipales tras la anulación de las del 31 de marzo pasado, en las que había ganado un opositor al presidente turco Recep Tayyip Erdogan.

El opositor Ekrem Imamoglu venció por muy poca diferencia al candidato de Erdogan, el ex primer ministro Binali Yildirim.

El resultado fue anulado después de un diluvio de recursos del partido islamoconservador AKP (Partido de la Justicia y el Desarrollo), que denunció 'irregularidades masivas'.

La oposición por su parte dijo que esos recursos eran un signo de la deriva autoritaria del poder en Turquía.

Gobierno y oposición apuestan mucho en la capital económica de Turquía, donde viven 16 millones de personas.

'Quien gana Estambul, gana Turquía', declaró en varias ocasiones Erdogan, que forjó su carrera política como alcalde de la ciudad.

Erdogan quiere conservar una ciudad que genera un flujo financiero indispensable para su partido. Por su parte, la oposición aspira a confiscar la joya de la corona del presidente.

Sea cual sea el resultado, los analistas considera que Erdogan perderá puntos.

Una segunda derrota consecutiva sería 'un desaire más humillante que el del 31 de marzo', opinó Jean Marcou, investigador del Instituto Francés de Estudios Anatolianos.

Si Yildirim se impone, se tratará de una 'victoria pírrica' ya que 'los motivos de anulación de la elección anterior son tan sospechosos y objetables que el AKP quedará con la imagen de mal perdedor', sostuvo.

- Erdogan en segundo plano -

En la primera elección, el AKP había sido penalizado por la situación económica difícil debido a la primera recesión en 10 años, el hundimiento de la lira turca y un desempleo elevado.

El partido presidencial y su aliado ultranacionalista MHP (Partido de Acción Nacionalista) fueron la formación más votada a nivel nacional, pero fue derrotado en las grades ciudades como Ankara, la capital, que los islamoconservadores gobernaban desde hace 25 años, y Estambul.

En esta segunda batalla, Erdogan cambió de estrategia y optó por mantenerse en un segundo plano. En la elección anterior había estado omnipresente.

Se trata de evitar que la elección municipal de Estambul se convierta en un plebiscito sobre su persona.

Los indecisos 'decidirán el resultado final', dijo Soner Cagaptay, del Washington Institute of Near East Policy. 'Y cuando se hace ver, Erdogan tiende a incomodar a esos electores', agregó.

El 31 de marzo, el presidente turco había dicho que las municipales eran unas elecciones donde se jugaba la 'supervivencia de la Nación'. Esta vez se esfuerza en minimizar el alcance de la elección diciendo que se trata de 'elegir un alcalde' y nada más.

El partido del presidente, que el 31 de marzo perdió por apenas 13.000 votos, intenta a movilizar a sus numerosos votantes que se abstuvieron en aquella ocasión.

Yildirim, de 63 años, el candidato de Erdogan, hizo campaña hacia los jóvenes y envió señales hacia los kurdos conservadores.

Imamoglu, 49 años, el candidato de la oposición, desarrolló un discurso apaciguador que contrasta con la retórica polarizadora del AKP.

'Todo irá bien', es el original eslogan del candidato opositor.

Como hace tres meses, Imamoglu se presenta bajo los colores de su partido, el CHP (Partido Republicano del Pueblo), de tendencia socialdemócrata, y del nacionalista Iyin (Partido del Bien). Cuenta además con el apoyo de Partido Democrático de los Pueblos (HDP).