Bélgica dispuesta a otorgar visados a familia uigur

Pekín (AFP) -

La diplomacia belga se comprometió este miércoles a satisfacer, bajo ciertas condiciones, la solicitud de visados de una familia uigur que desea viajar a Bélgica, destacando 'un malentendido' sobre la polémica evacuación de su embajada en Pekín por parte de la policía local a fines de mayo.

El padre, refugiado político en Bélgica, está preocupado por que no tiene noticias de su mujer, Horiyat Abdulla, y sus cuatros hijos desde el 31 de mayo, tras su paso por la embajada de Bélgica en Pekín para completar una demanda de reagrupamiento familiar.

'Estoy preocupado por su seguridad', declaró a la AFP Abdulhamid Tursun, que teme que su familia sea enviada a uno de los campos de Xinjiang que Pekín presenta como centros de formación profesional para luchar contra la radicalización.

En nombre de la lucha contra el terrorismo, el gobierno chino reforzó drásticamente las medidas de vigilancia en Xinjiang, una región donde en la última década hubo varios atentados atribuidos a la etnia turcohablante y musulmana de los uigures.

Según las asociaciones de defensa de los derechos humanos, hasta un millón de personas están o estuvieron internados en campos de esta vasta región semi-desértica.

- 'Familia localizada' -

La embajada de Bélgica en Pekín ha sido muy criticada en los últimos días por asociaciones de defensa de los derechos humanos, que la acusan de haber entregado a la familia a la policía china.

El lunes de noche, el ministro de Relaciones Exteriores belga, Didier Reynders, había anunciado el envío el martes de un diplomático belga a Xinjiang para tratar de averiguar la suerte de la madre y sus cuatro hijos.

Pero la familia pudo ser localizada en la región, dijo este miércoles por la noche a la AFP un portavoz de la diplomacia belga en Bruselas, por lo que 'el objetivo de la misión ha cambiado'.

'Nuestra embajada está dispuesta a viajar a la región, pero para finalizar las formalidades necesarias. Aún son necesarios algunos documentos y deben estar en orden. Estamos trabajando sobre las condiciones de este viaje', añadió el portavoz, Karl Lagatie.

Según Tursun, los miembros de su familia tuvieron miedo cuando supieron que tendrían que esperar 'al menos tres meses' antes de obtener sus visados para Bélgica.

Por eso se negaron a dejar la embajada y volver a su hotel en Pekín, donde la policía ya los había visitado varias veces por la noche preguntándoles 'cuándo volverían a Xinjiang', explicó.

- Dificultades para viajar -

La embajada propuso acompañar a la familia a su hotel pero esta se negó y 'empezó una especie de sentada', indicó a la AFP un portavoz de la diplomacia belga.

En una entrevista publicada el martes en el periódico Le Soir, el ministro de Relaciones Exteriores, Didier Reynders, explicó que la embajada 'pidió a la familia abandonar el lugar'.

'Una embajada no tiene vocación de dar títulos de residencia ni de albergar a personas que piden la reagrupación familiar', aseguró.

Tras largas horas de espera, la policía china les escoltó fuera del lugar, indicó el portavoz del ministerio belga de Exteriores.

Unas horas más tarde, la policía de Xinjiang se llevó a Horiyat Abdulla y a sus hijos, según su marido, que desde entonces no tiene noticias suyas.

'Hubo un malentendido sobre los trámites a seguir', explicó Lagatie.

'Hablamos con las autoridades chinas. Tenemos que seguir el proceso según lo que estaba previsto', continuó, señalando que la familia, cuando llegó a la embajada, el 29 de mayo, no disponía de pasaportes chinos.

'La Oficina de Extranjeros (departamento del Estado belga encargado de la inmigración) está de acuerdo en otorgar visas si los solicitantes pueden apoyar su demanda con las pruebas necesarias', destacó Lagatie.

Muchos uigures tienen dificultades para viajar fuera de China porque no pueden obtener un pasaporte o porque las autoridades locales se lo confiscan.