Trump dice estar considerando enviar 2.000 soldados más a Polonia

Washington (AFP) -

Estados Unidos está considerando enviar otros 2.000 soldados a Polonia, dijo el miércoles el presidente Donald Trump al recibir a su par polaco Andrzej Duda en la Casa Blanca.

Trump sostuvo que las tropas estadounidenses adicionales se trasladarían a Polonia desde Alemania, pero advirtió que las discusiones al respecto aún no habían finalizado.

'Se está hablando de 2.000 soldados', dijo. Unos 5.000 soldados estadounidenses ya entran y salen de Polonia actualmente como parte de una presencia rotativa bajo el paraguas de la OTAN.

Además, Trump dijo que Polonia ofreció a su país una 'base de clase mundial' para sus soldados y que ha ordenado la compra de más de 30 aviones de combate F-35 estadounidenses. Dos de esos avanzados caza hicieron una poco usual demostración de su capacidad de maniobra sobre el cielo de la Casa Blanca durante la visita del mandatario polaco.

- Preocupados por Rusia -

Situada en Europa oriental, en lo que fuera el área de influencia soviética, Polonia es miembro de la OTAN pero ha expresado largamente su vocación por un vínculo más estrecho con Estados Unidos.

Duda, preocupado por los antecedentes de Rusia y su apropiación de territorios en Georgia y Ucrania durante la última década, ha intentado seducir al presidente de Estados Unidos con la idea de una base militar que pueda albergar miles de soldados.

Luego de su primer encuentro con Trump en Washington a fines de 2018, Duda dijo que su país estaba dispuesto a desembolsar 2.000 millones de dólares para que Estados Unidos instale una base militar permanente en suelo polaco, e incluso sugirió que lleve por nombre 'Fort Trump' (Fuerte Trump).

Consultado por la vigencia de ese proyecto, Trump respondió con evasivas: 'No estoy hablando de una presencia permanente o no permanente', dijo.

Una base militar de ese porte y tan próxima a la frontera con Rusia puede generar no solo molestias en el Kremlin sino una respuesta del gobierno de Putin. Eso podrían incluir desde una mayor presencia militar en Kaliningrado, zona fronteriza con Polonia, hasta la instalación de una base rusa en Belarús, un aliado cercano de Moscú.

El Pentágono, por su parte, se ha mostrado reticente a la idea, subrayando en particular que los lugares propuestos por el gobierno polaco no son lo suficientemente grandes como para permitir un entrenamiento adecuado de los soldados estadounidenses, especialmente de la artillería.

- Juego de ajedrez -

Lo que parece un ajedrez diplomático-militar que se juega sobre los largamente disputados territorios que se extienden entre Europa occidental y Rusia, resulta aún más complicado por el comportamiento errático de Trump respecto a la política exterior de Estados Unidos.

El presidente estadounidense se ha expresado tanto a favor como en contra de Vladimir Putin, y en más de una ocasión a menospreciado a sus aliados en la OTAN.

Sin embargo, en Washington apoyan fuertemente la línea dura hacia el Kremlin luego de que Rusia anexara en 2014 la región de Crimea, perteneciente a Ucrania, que hiciera explícito su apoyo a los separatistas ucranianos y georgianos y que invada con frecuencia el espacio aéreo de la OTAN.

Más complejo se vuelve el asunto si se considera que a lo largo de su administración, Trump ha sido perseguido por acusaciones de vínculos inapropiados con el gobierno ruso, que van desde negocios secretos hasta la complicidad en la supuesta intervención rusa para alterar el resultado de la elección presidencial en 2016.