Malí rebaja de 95 a 35 balance de muertos por masacre en una aldea

Bamako (AFP) -

Una masacre en una aldea en el centro de Malí el domingo dejó 35 muertos, de los cuales 24 eran niños, según un balance oficial divulgado este miércoles que revisó a la baja un estimado inicial de 95 víctimas fatales.

Por otro lado, seis personas fueron detenidas en 'controles de rutina', dos de ellos realizados por la Misión de la ONU en Malí (Minusma), indicó el Gobierno en un comunicado sin más precisiones.

El gobierno anunció el lunes un 'balance provisional' de 95 muertos y 19 desaparecidos luego de una misión en la aldea de Sobane Da, por parte de militares del puesto de Diankabu, que estuvieron acompañados por el alcalde de la comuna rural de Sangha, de la cual depende este pueblo mayoritariamente cristiano.

Pero el lunes en la noche, el gobernador de la región de Mopti, que acudió al lugar con un equipo de protección civil, anunció un balance de '11 adultos y 24 niños' asesinados, todos inhumados el mismo día.

El funcionario atribuyó la diferencia entre los dos balances a las conclusiones que dieron los habitantes a partir del número de miembros de cada familia, presumiendo que todos habían muerto.

Después de una misión de los investigadores en el terreno el martes, el mismo día que realizó su visita el primer ministro Boubou Cissé, 'el número de personas asesinadas pasó de 95 a 35 (11 adultos y 24 niños)', precisó el Gobierno en el comunicado.

Aunque este ataque no ha sido reivindicado, varios habitantes de la aldea dijeron a la AFP que atribuían los hechos a los Peuls que vinieron de localidades vecinas y que sospechan pertenecen a grupos yihadistas.

La masacre ocurrió menos de tres semanas después de que casi 160 miembros de la etnia fulani o peul fueran masacrados en la aldea de Ogosagu por un grupo identificado como dogón.

En 2015 apareció en el centro de Malí un grupo yihadista liderado por el predicador Amadou Koufa, que recluta a sus miembros dentro de la etnia de los fulani, tradicionalmente ganaderos.

Desde entonces, se multiplican los enfrentamientos entre los fulani y las etnias bambara y dogón, tradicionalmente agricultores, y estos últimos respondieron creando grupos de autodefensa.