Dos economistas se disputan la presidencia de Lituania en segunda vuelta

Vilna (AFP) -

Los lituanos votan este domingo en la segunda vuelta de las presidenciales entre dos candidatos de centro-derecha que prometen luchar contra las desigualdades sociales sin caer en la tentación populista.

Ingrida Simonyte, diputada independiente cercana a los conservadores y exministra de Finanzas, adelantó por poco en la primera vuelta, el 12 de mayo, al economista Gitanas Nauseda, un erudito novato en política.

Simonyte obtuvo el 31,13% de los votos, frente al 30,95% de su rival. El primer ministro Saulius Skvernelis llegó tercero con un 19,72%.

En estos comicios, que coinciden con las elecciones al Parlamento Europeo, los analistas apuestan por Nauseda debido a su independencia, su amplio espectro político y su personalidad.

'Me gustan los dos candidatos pero voto por Nauseda', declaró a la AFP Vilma Abromaviciene, de 63 años, una empleada del sector financiero en Vilna.

Lituania resiste a la corriente euroescéptica. La mayoría de sus electores consideran que la UE les aportó prosperidad y seguridad.

El vencedor reemplazará a la popular presidenta Dalia Grybauskaite, que termina su segundo mandato consecutivo, el último por ley.

- Brecha entre ricos y pobres -

Las cuestiones de la vida cotidiana dominaron la campaña electoral.

Los dos candidatos prometieron reducir la profunda brecha entre ricos y pobres en este país báltico de 2,8 millones de habitantes, de los cuales cerca del 30% están en riesgo de pobreza o de exclusión social.

El crecimiento debería alcanzar el 2,7% del PIB este año, muy por encima de la media del 1,1% en los 19 países de la zona euro, a la que pertenece Lituania.

Ambos economistas se comprometieron a distribuir sus frutos de manera más equilibrada.

Sin embargo, Simonyte mantuvo sus distancias ante las promesas de Nauseda de un 'Estado del bienestar'.

Este exasesor bancario de 55 años, casado y con dos hijos, se comprometió a trabajar por una 'Lituania preocupada por todos, no sólo por los privilegiados'.

Los críticos en cambio le reprochan su inexperiencia política y sus vínculos con el mundo de los negocios.

- Austeridad -

Simonyte, de 44 años, recibió un apoyo particularmente fuerte en la capital.

En 2009, como ministra de Finanzas, fue artífice de medidas de austeridad para enfrentar la crisis que redujo la economía lituana en casi un 15%. Impuso severos recortes a las pensiones y a los salarios públicos. Un pasado que puede influir en su resultado.

Liberal en las cuestiones sociales, Simonyte apoya las uniones entre personas del mismo sexo, en un país de mayoría católica.

Jovita Kumstyte, de 45 años, empleada de una empresa farmacéutica en Vilna, la votará por 'su experiencia política, sus posiciones liberales y por solidaridad femenina'.

El presidente lituano dirige la diplomacia y la defensa, tiene derecho de veto, pero debe consultar al gobierno o al primer ministro para nombrar a los más altos responsables.

Tanto Gitanas Nauseda como Ingrida Simonyte apoyan la pertenencia de Lituania a la UE y a la OTAN, vistas como protectores frente a Rusia.