Banquero acusado de sobornar a exdirector de campaña de Trump por un cargo gubernamental

Nueva York (AFP) -

Un banquero de Chicago fue acusado el jueves de otorgar un préstamo de unos 16 millones de dólares al exdirector de campaña del presidente Donald Trump, Paul Manafort, actualmente en prisión, con la esperanza de obtener un cargo en el gobierno, preferentemente en el gabinete.

El banquero, Stephen Calk, de 54 años, presidente del Federal Savings Bank, llegó a hacer una lista para Manafort con los cargos que le gustaría tener en la Casa Blanca, a cambio de concederle dos grandes préstamos, dijo el fiscal federal de Manhattan en un comunicado.

Su primera opción era el puesto de secretario del Tesoro. Luego secretario de Comercio, secretario de Defensa, o un puesto de embajador, por ejemplo en Londres, París, Berlín o Roma.

En julio de 2016, cuando Trump ganó la investidura republicana para las presidenciales, Manafort obtuvo la autorización condicional del banco a un primer préstamo de 9,5 millones de dólares, según el fiscal. Y agradeció a Calk designándolo como integrante de un consejo económico consultivo de la campaña.

Tras la elección de Trump en noviembre de 2016, el préstamo fue desbloqueado y Manafort pidió otro de 6 millones de dólares, presionando para que Calk fuese designado en el equipo de transición del nuevo presidente.

La concesión de estos préstamos a Manafort, que en el pasado tuvo dificultades para pagar sus deudas, era contraria a las reglas internas del banco, según el fiscal.

El banquero, que debe comparecer ante un juez de Manhattan este jueves de tarde, es acusado del delito de corrupción, pasible de un máximo de 30 años de cárcel.

Manafort fue condenado en marzo a siete años y medio de detención por la justicia federal por no declarar que aconsejaba a ucranianos prorrusos, por disimular cuentas offshore y por mentir para obtener préstamos.

Trump, que lo felicitó por haber resistido a las presiones del fiscal especial Robert Mueller en la investigación sobre la implicación de Rusia en la campaña electoral, no ha descartado otorgarle un perdón presidencial.

Pero Manafort también fue inculpado en Nueva York en marzo por fraude a raíz de un préstamo inmobiliario. Si es condenado, esta pena no puede ser perdonada por el presidente Trump.