Sánchez propone a dos catalanes para presidir el Senado y el Congreso españoles

Madrid (AFP) -

En su política de acercamiento a Cataluña, el líder socialista español Pedro Sánchez escogió a dos catalanes para presidir el Congreso y el Senado en la próximo legislatura, según confirmó este viernes el responsable de su partido en esta región.

Los escogidos son Meritxell Batet, su actual ministra de Asuntos Territoriales, y el filósofo Manuel Cruz, que se convertirán en la tercera y la cuarta autoridad del país, un tándem de catalanes inédito en la historia reciente de España.

La información, avanzada por la radio Cadena Ser, se difundió apenas un día después de que los partidos independentistas de esta región tumbaran el candidato inicial de Sánchez, el líder socialista en Cataluña Miquel Iceta, para presidir la Cámara Alta.

Fue él mismo quien confirmó la noticia en la Cadena Ser: 'He hablado con el presidente del gobierno y así me lo ha dicho', afirmó Iceta.

Sus aspiraciones al Senado quedaron bloqueadas el jueves cuando los partidos independentistas catalanes vetaron su nombramiento como representante del parlamento regional en la Cámara Alta, paso imprescindible para dirigirla.

Frustrada esta opción, el partido socialista PSOE, vencedor de las elecciones legislativas del 28 de abril, se decantó por otros dos catalanes partidarios del diálogo en esta región y de una organización federal de España.

Sánchez 'quiere emitir un mensaje claro a la sociedad catalana (...) Es evidente que detrás de una propuesta así hay un planteamiento político', afirmó Iceta en la radio Cadena Ser.

Desde su investidura en junio de 2018, el líder socialista apostó por apaciguar el conflicto en esta región que tuvo su máximo apogeo en el referéndum ilegal y la declaración de independencia de octubre de 2017, frustrada por la suspensión del autogobierno catalán decretada por el Senado.

Durante meses negoció con los partidos independentistas, que habían apoyado la moción de censura contra su antecesor Mariano Rajoy que lo llevó al poder.

Con sus antiguos líderes juzgados en el Tribunal Supremo por rebelión, arriesgándose a largas condenas de prisión, los independentistas le retiraron el apoyo a los presupuestos de 2019, lo que precipitó la convocatoria electoral de abril.

El bloqueo a Iceta podría condicionar también las negociaciones para formar gobierno en las que los independentistas querían jugar un rol clave para permitir la investidura de Sánchez, que no dispone de mayoría absoluta.

'No se puede poner la estabilidad del gobierno en función del independentismo', dijo Iceta el jueves en una entrevista al periódico digital eldiario.es.