Estudiantes se manifiestan en Argel en pleno Ramadán

Argel (AFP) -

Numerosos estudiantes se manifestaron este martes en Argel, en pleno Ramadán, exigiendo la salida del poder de 'ladrones' y 'traidores', vinculados al régimen del ex presidente Abdelaziz Buteflika, constató un periodista de la AFP.

También hubo protestas sin incidentes en otras ciudades universitarias de Argelia, según el sitio de noticias en línea TSA (Todo Sobre Argelia) y redes sociales. En Argel, la mayor parte del cortejo se dispersó pacíficamente al principio de la tarde.

En el centro de la capital, varios miles de estudiantes se concentraron ante la oficina principal del Correo, convertido en el punto de encuentro de los contestatarios en Argel, que lograron forzar sin violencia varios cordones de la policía para llegar hasta la sede de la Asamblea Popular Nacional (APN, la cámara baja del Parlamento).

En tanto el mes del Ramadán, durante el cual la mayoría de los argelinos se privan de comer, beber y fumar desde la salida hasta la puesta del sol, entra en su segunda semana, y a pesar del calor, la movilización estudiantil en Argel no parece debilitarse.

'¡Ustedes han saqueado al país, ladrones!', gritaban a coro hacia la APN los estudiantes, que se manifiestan todos los martes desde el comienzo de la protestas sin precedentes en Argelia, el pasado 22 de febrero.

'¡FLN, traidores!', también se escuchaba, en referencia al Frente de Liberación Nacional, el expartido único que ha dominado la vida política desde la independencia del país, en 1962. El FLN sigue liderado por Buteflika, forzado por las protestas y el ejército a abandonar la presidencia el 2 de abril, tras ejercerla durante 20 años.

La policía rechazó a los estudiantes y mantuvo en las aceras a quienes pretendían bloquear el tráfico, pero no se registró ningún choque grave.

Los estudiantes, en su mayoría envueltos en la bandera nacional -verde y blanca, con una estrella y una medialuna rojas- también reclamaron 'un Estado civil, no un Estado militar'.

Desde la renuncia de Buteflika, el ejército ha vuelto a ubicarse en el centro del juego político y, el jefe del estado mayor, general Ahmed Gaid Salah, fiel durante 15 años al expresidente, se ha convertido 'de facto' en el nuevo hombre fuerte del país.